Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


¿Maldición sobre CR?

| Viernes 06 noviembre, 2015


Señores y señoras enemigos de la igualdad legal en este país, Estado de Derecho, aborten su retórica amalgama impregnada de dogmas religiosos, aprendan a separar la plata del mercurio…

¿Maldición sobre CR?

Algunos “políticos” y miembros de la sociedad se han empeñado en llevar a los homosexuales al carnicero para ser descuartizados, hacinándolos en “campos de concentración” moral, promoviendo así una especie de nazismo hitleriano.
Justo Orozco —a quien le falta mucho de “justo”—, se ha convertido en “profeta”, al anunciar que si se aprueban proyectos de ley para que a las parejas homosexuales se les permitan la unión civil y los derechos que ello conlleva, caerá sobre nuestro país una “maldición”.
La Asamblea Legislativa es el “templo de la democracia” y no uno religioso. Ya basta de que algunos abusadores lo utilicen de “iglesia” para sermonear, o para hacer trabajos personales en sus oficinas, las que pertenecen al pueblo soberano. Deberían aprender la historia de los “liberales” del siglo XIX en Costa Rica, con Próspero Fernández como líder, quien llegó incluso a desterrar al Obispo Thiel y a toda la comunidad jesuita.
Más importante, como religiosos, deberían obedecer la Santa Palabra: “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, sabia manifestación de Jesús al querer sus enemigos tenderle una trampa en público con el fin de echarse encima al gobernador romano.
Entonces, señores y señoras enemigos de la igualdad legal en este país, Estado de Derecho, aborten su retórica amalgama impregnada de dogmas religiosos, aprendan a separar la plata del mercurio y dejen al “César” hacer su trabajo. Basta ya con los “cultos” y sermones en la sublime tribuna de la Patria.
Desesperados, por el agotamiento en razones legales, sobre todo una vez que la Sala IV dictara la inconstitucionalidad del “referéndum” sobre uniones civiles “gays”, han recurrido al chantaje moral usando como herramienta la Biblia, sobre todo el libro del Levítico (18:22), 1 de Corintios (6: 9-11) y Romanos (1:26-27); este último acusa a las relaciones homosexuales de ir en contra de la naturaleza. Pero es Romanos también el que dice que Dios todo lo permite por el bien de quienes lo aman (Ro. 8:28).
Incluso el Nuevo Catecismo (#2358) tilda el acto homosexual como “desorden” que va contra la naturaleza. Quienes utilizan estos argumentos para para humillar y oponerse a la igualdad de derechos podrían ser abruptamente abatidos con los estudios del genetista Dean Hamer, por citar solo uno como ejemplo. Sus investigaciones en el National Cancer Institute de EE.UU. han concluido que la homosexualidad no es una elección, sino una herencia genética hallada en el gen X; sin desestimar los estudios de Freud que rinde responsable al entorno familiar: padres abusivos, figura masculina agresiva, complejo de Edipo, etc.
Justificado por la genética, el acto de amor homosexual dista de la supuesta “perversión” o “elección desviada” de las personas, estaría intrincado más bien en el ADN de los individuos. Entonces, si somos creados por Dios, la homosexualidad está lejos de ir en contra de la “ley natural”. Quien diga lo contrario iría entonces contra la creación Divina, contra Dios mismo.
Para aquellos “profetas” —falsos, obviamente— que pronostican catástrofes sobre nuestro bendito suelo anunciando su maldición, les respondo con la misma arma que disparan, la Santa Biblia, la que en su Salmo 62: 4 dice: “…Con su boca bendicen, pero maldicen en su corazón”.


Ricardo Sossa Ortiz
Periodista, sociólogo y politólogo