Malas costumbres favorecen el cáncer
Enviar
Tabaquismo, grasas saturadas y dieta no saludable inciden en crecimiento de la enfermedad
Malas costumbres favorecen el cáncer
Las tumoraciones serán la principal causa de muerte en el mundo

Tomar el sol de las primeras horas, comer zanahoria y espinacas son prácticas que se fueron desdibujando de los hábitos del costarricense, mientras se abría paso a otros que hoy son parte de los disparadores del cáncer.
Para 2025 el número de casos de estas enfermedades se duplicará en el país, pasaría de 8 mil a 16 mil siguiendo la tendencia que reporta el Seguro Social.

Entre los factores que más inciden están el tabaquismo, falta de una dieta saludable y, en tercer lugar, la alta exposición al sol.
El tabaco es el factor de mayor riesgo directamente relacionado con el cáncer, principalmente de pulmón, que afecta al fumador y con un importante efecto en las personas que le rodean.
Pese a lo anterior, los diputados han rehuido por años aprobar la Ley Antitabaco, la cual llevaría al país a adoptar medidas contundentes contra este flagelo de la salud pública y que prohibiría el fumado en cualquier sitio público.
La falta de una dieta rica en fibra, el consumo de alimentos procesados en grasas saturadas o las llamadas trans, el alto consumo de bebidas gaseosas o alcohólicas son parte de los hábitos alimenticios que se confabulan a favor del cáncer gástrico o del colon, que es el que más cantidad de muertes provoca en la actualidad.
La alta exposición al sol, especialmente entre las 10 a.m. y las 3 p.m. para adquirir el deseado color dorado, o los bronceados artificiales son algunos detonantes de las tumoraciones en la piel.
Otros elementos que pesan en el desencadenamiento de la dolencia son la contaminación ambiental, emanaciones de combustibles y el uso de sustancias tóxicas.
Un factor importante que hace que el país tenga un índice elevado de personas con ese padecimiento es el aumento en la expectativa de vida.
Eso porque el cáncer ataca primordialmente a los adultos. Su más alta incidencia se da en personas con edades entre 40 y 65 años, mientras que en los niños es de un 5%. Por ejemplo en Africa la gente no muere por tumores, porque su estándar de vida es de 40 años, comentó el doctor Oscar Ferraro, director del desaparecido Instituto del Cáncer.
Por la velocidad con que aumenta la enfermedad se estima que en pocos años se convertirá en la primera causa de mortalidad, desplazando las enfermedades cardiovasculares que hoy ocupan el primer lugar.
Esa tendencia creciente es posible frenarla mediante un cambio en la alimentación, en los hábitos, no fumando, creando espacios para el deporte, tomando el sol a horas adecuadas y enseñando a la gente a tomar medidas para una vida saludable, acotó la doctora María Luisa Avila, ministra de Salud.
En ese sentido, el Ministerio de Salud trabaja en el desarrollo de un programa orientado a la promoción de la salud como un producto social, que es considerado como un paso que está antes de la prevención, informó su titular.

Gabriela Masís
[email protected]

Ver comentarios