Maduro pone límites a alquileres
Nicolás Maduro anunció medidas contra los comerciantes que remarquen precios y reincidan. AFP/La República
Enviar

Maduro pone límites a alquileres


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció ayer la aprobación de un decreto para regular el arrendamiento comercial que, entre otras cosas, prevé un precio máximo del alquiler de los locales comerciales de 250 bolívares ($39,7) por metro cuadrado.
Maduro explicó que el decreto "es urgente" y de carácter transitorio hasta que se establezca una ley que regularice la materia y que "permita que se desaten las fuerzas productivas sanas de la nación (...) no fuerzas productivas especulativas y ladronas".
El presidente venezolano indicó, al dar lectura al decreto en cadena obligatoria de radio y televisión, que los cánones de arrendamiento de inmuebles para actividad comercial "no podrán exceder de un monto mensual equivalente a 250 bolívares por metro cuadrado".
Explicó que en la eventual ley, en la que trabajan con el propósito de "darle el regalo a Venezuela" de su aprobación antes de fin de año, se establecerán "todos los mecanismos para hacer las diferenciaciones del caso".
"Algunos creerán que no son 250 bolívares el metro cuadrado, sino 50, está bien, vamos a conversarlo, otros creerán que es 400, no importa, diferencias siempre habrá, lo que tenemos que ir buscando es el punto de unión para la prosperidad colectiva", dijo.
El decreto anunciado por Maduro prevé que los contratos de arrendamiento con cánones superiores actualmente en vigor "se entenderán automáticamente regulados en el precio indicado en este artículo".
"Estas son libertades económicas: garantizar la libertad al trabajo, garantizar la libertad de crear riquezas para el país", señaló Maduro.
La norma también contempla la prohibición de fijar los cánones de arrendamiento en moneda extranjera; la valoración de activos o valor agregado intangible como valor o reputación; los ajustes periódicos del canon durante la vigencia del contrato, o los cánones o pagos sobre la base de porcentajes de ventas del arrendatario.
Además, se prohíbe el arbitraje, la resolución unilateral del contrato, medidas de secuestro de bienes o la administración de esos contratos por empresas extranjeras.
Hace dos años, el Gobierno venezolano, entonces encabezado por Hugo Chávez, aprobó una ley de Arrendamientos de Inmuebles Urbanos rechazada por los propietarios por haber supuesto una reducción drástica de la oferta en el mercado.
Esa ley establecía también una serie de referencias que fijaba el valor máximo de un alquiler y la creación de una Superintendencia de Arrendamientos, por cuyo fuero pasa toda la relación entre dueños e inquilinos.
Maduro ha lanzado una ofensiva contra los altos precios en todos los renglones comerciales usando medidas coercitivas, incluida la ocupación por parte de militares de una cadena de electrodomésticos, para luchar contra los altos precios, que en su opinión son inflados de manera artificial por el empresariado, al que tilda de "parásito" y acusa de hacerle una "guerra económica".
En sentido ayer pidió que se detenga a aquellos comerciantes que subieron los precios de sus productos tras recibir la orden de su Gobierno de bajarlos y después de las inspecciones que se han hecho para confirmarlo.
"A partir de hoy sábado 30, todas las inspecciones que se hagan donde se llegue y se demuestre ampliamente que ha habido remarcaje de precios luego de la inspección o que a pesar de toda esta jornada nacional se sigue cobrando de manera fraudulenta, precios especulativos se actúe con toda la severidad de la ley", dijo Maduro.

Caracas/EFE

Ver comentarios