Madrid gana con apuros
Cristiano señala al cielo en homenaje a Eusebio mientras celebra el primero de los dos goles que anotó ayer. Gerard Julien-AFP/La República
Enviar

Madrid gana con apuros

El conjunto blanco resolvió el partido en la última media hora

Dos apariciones aisladas, ambas gestadas por el lateral Dani Carvajal y culminadas por Karim Benzema y Cristiano Ronaldo, junto a la inocencia de su rival, el Celta, sacaron del apuro al Real Madrid en el retorno competitivo después del parón navideño, que evitaron una despedida precipitada en la carrera por la Liga.
Tuvo suerte el conjunto de Carlo Ancelotti de toparse con un rival inferior, con falta de convicción en sus posibilidades y que asume el Bernabéu como una visita de trámite. Otro rival, de más empaque, hubiera dañado seriamente al combinado madrileño y sus aspiraciones.


Los de Carlo Ancelotti, que tiró de sus pesos pesados para la irrupción anual y con el joven Jesé en el banco, apenas inquietó al Celta en la primera mitad.
El retorno de Luis Enrique al Bernabéu fue el esperado. Sosegado para él y para el equipo, más asentado que su rival al principio y que tuvo la ocasión más clara del partido a los cinco minutos, cuando una arrancada del brasileño Charles desde el centro del campo le permitió plantarse solo ante Diego López. Con excesivo tiempo para pensar. Le cayó el mundo encima. El meta aguantó el tipo y rozó su disparo, que salió fuera. Oportunidad inmejorable.
Lejos de reaccionar, el Real Madrid mantuvo el ritmo cansino. Con Xabi Alonso lejos de la gestación y Luka Modric intermitente. El cuadro blanco cargó el juego por su banda derecha, con Ángel Di Maria y Dani Carvajal. El argentino estuvo excesivamente impreciso. Mucho ruido y poca efectividad. De Isco y Cristiano no hubo noticias.
El Celta, sin embargo, jugó con el criterio impuesto por Borja Oubiña y Alex López. Y también Rafinhaa. Cada vez que el jugador cedido por el Barcelona enfilaba el área local algo se movía.
Fue Carvajal el que gestó la mejor ocasión blanca en la primera parte pero el balón destinado a Benzema fue desviado por un zaguero. Modric disparó alto y el Madrid pasaba los apuros habituales en las acciones a balón parado.
La intriga se apoderó del Bernabéu. El Madrid perdió el rumbo y el Celta se creció. Ancelotti, que en el descanso dejó en el vestuario a Xabi, tiró del efecto Jesé, que ocupó el lugar de Isco. A continuación recurrió a Gareth Bale.
Para entonces el orden en el partido se había perdido. Solo la languidez del Celta evitó una situación peor. Charles pudo volver a incendiar el asunto. Pero lanzó fuera una pelota clara ante una mala salida de Diego López.
Entre Carvajal, Jesé y Benzema resolvieron la incertidumbre. Una internada del lateral, de los más aseados del equipo blanco, llevó el balón al canterano que centró para que el francés lo enviara a la red.
Aunque la papeleta no quedó resuelta hasta el tramo final, con una incursión de Carvajal que culminó Cristiano, quien aumentó su cuenta en el tiempo añadido a pase de Bale.

Madrid/EFE


Ver comentarios