Enviar
Madonna arrasó en 2008

La cantante cierra el año siendo la imagen de la nueva campaña de Louis Vuitton

Papa Noel le ha traído a Madonna en 2008 un cheque con 200 millones de euros, fruto de los 58 conciertos de su gira en la que vendió 2.350.282 entradas, es decir, que más de 2 millones de fans acudieron a verla en Europa, Estados Unidos, Canadá, México y América Latina.
A sus 50 años, coronada “Como una virgen” en su propio altar, el de la fama y el éxito, la diva del pop de mirada rebelde, seduce con su eterno descaro desde sus tacones negros.
“Si tu mente está fuerte, tu cuerpo estará fuerte”, se cansó de decir Madonna a los periodistas cuando le preguntaban: “¿cómo te sientes?” por ser una cincuentona de bandera, a lo que ella incluso contestó que mejor que “hace 20 años”.
Y no hay quien lo dude, su alma de Ave Fénix se ha “endulzado” con “Hard Candy” (Caramelo duro), su último álbum y su sétima gira “Sticky and Sweet” (Pegajosa y dulce).
Y también ha retomado la versión de “Material Girl”, a pesar de su lado más espiritual: su filiación a la cábala y de su reciente vocación humanitaria con la apertura de una escuela para niñas de Malaui, The Raising Malawi Academy For Girls.
A golpe de talón, la artista a su vez selló ciertas cuestiones. Desde su divorcio hasta la firma de un contrato de $120 millones con Live Nation, una de las más relevantes promotoras de música, por los próximos diez años.
Además, su hermano Christopher Ciccone acaparó la atención de la prensa al tildar a la reina del pop de “inhumana” mientras presentaba a bombo y platillo su libro “La vida con mi hermana Madonna”.
Pero, más allá de su vida personal, Madonna ha recolectado otros frutos: la artista opta a tres premios Grammy con “Give It 2 Me” y “4 Minutes” de su último álbum.
En su faceta cinéfila se ha volcado en la producción del documental “I Am Because We Are” —sobre los huérfanos a causa del sida en Malaui— que presentó en el festival de Cannes, en Estados Unidos y Brasil, y en la de escritora, con la publicación de “Being Binah”, el sexto libro de su serie “English Roses”.
Pero, ante todo, bajo el aura del glamour, Madonna cierra el año siendo la imagen de la nueva campaña de Louis Vuitton.

Madrid
EFE

Pie de foto
AP/La República

Ver comentarios