Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



GLOBAL


Macron no se conforma con Francia y planea conquistar Europa

Bloomberg | Viernes 23 febrero, 2018



A la visión de Emmanuel Macron para Europa no la limitan las fronteras, las tradiciones ni las culturas. Pero su campaña para transformar el orden político está por chocar con la realidad.

El presidente de 40 años, que ganó las elecciones en Francia con un movimiento que construyó de cero en el término de un año, plantará las semillas de un sistema político pospartidario en la Unión Europea. Como el año que viene la UE celebrará elecciones parlamentarias, Macron ve la oportunidad de dar comienzo a una nueva era de gobierno paneuropeo y trastocar los partidos políticos tradicionales apelando a sus raíces disidentes.

Macron, con frecuencia comparado al conquistador del siglo XIX Napoleón Bonaparte, hace su jugada en momentos en que los países más fuertes de Europa evalúan caminos para una mayor integración y un crecimiento económico amplio les da impulso político. Pero en los pasillos del poder de la UE, la estrategia de Macron es vista con escepticismo, sin un plan claro para atravesar la por momentos hostil maraña de sistemas políticos del continente.

El director de su “Fuerza de tareas europeas” —el grupo diminuto a cargo de la estrategia en ¡La República en Marcha!, el partido de Macron— dijo en una entrevista que “ya comenzó la reestructuración política”.

“Los grupos políticos están divididos respecto a lo que quieren para y de Europa”, dijo Pieyre-Alexandre Anglade, de 31 años, mientras viajaba en el tren entre París y Bruselas, donde vive y hace actividades de lobby. “Nuestra ambición es poner un pie en varios países y crear aspiraciones a una agenda reformista a nivel europeo”.

Política paneuropea

Macron buscará discutir su idea de una política paneuropea con otros líderes de la UE el viernes en una cumbre en Bruselas donde estarán la canciller alemana Angela Merkel, cuyo partido local pertenece a los demócratas cristianos europeos; y el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, alineado con los socialistas. Pero ni los demócratas cristianos ni los socialistas —los dos bloques más grandes del Parlamento Europeo— están dispuestos a cambiar el sistema que sostiene su poder.

Macron concentrará sus esfuerzos en Polonia, Grecia, Irlanda, Eslovaquia y los países bálticos, según Anglade, que agregó que históricamente Italia, Luxemburgo, Bélgica y España han sido aliados de Francia, mientras que resulta más difícil avanzar con Alemania, Países Bajos y Hungría. Los contactos los hacen el propio Macron, Anglade o el jefe del partido, Christophe Castaner.

“Él podrá querer el fin de los conservadores y otros grandes partidos políticos, pero esos partidos tienen alianzas muy, pero muy fuertes y ningún interés en seguir a un Macron, por más seductoras que resulten sus ideas”, dijo Florian Willermain, politólogo del Instituto Real Egmont de Relaciones Internacionales de Bruselas. “Además de los obstáculos en Europa, él tendrá que batallar en cada país. Estoy ansioso por ver qué hará”.