Enviar

Lula pide unión de Latinoamérica y Asia



Brasilia - EFE
 
Luiz Inácio Lula da Silva, presidente brasileño, recibió ayer a los ministros que asisten al III Foro de Cooperación América Latina-Asia (FOCALAE), a los que pidió una mayor unidad para enfrentar las crisis financieras internacionales.

En un acto celebrado en el Palacio presidencial de Planalto, Lula se refirió a “la crisis inmobiliaria en Estados Unidos, que mezclada con unos vivos que querían ganar dinero fácil” sacudió a los mercados internacionales en las últimas semanas.

Según Lula, América Latina y Asia “deben crear un ámbito para reunir a sus ministros de Economía y a los presidentes de sus bancos centrales para saber cómo enfrentar esas crisis” que se originan en los países más desarrollados del mundo.

El mandatario brasileño afirmó que, gracias a medidas adoptadas en los últimos años, los países latinoamericanos tienen unas economías más sólidas y no sufren tanto con esas turbulencias.

“Hoy, gracias a Dios, ellos estornudaron y a nosotros no nos dio pulmonía”, dijo.

Lula valoró la reunión que será clausurada hoy en Brasilia y la consideró una “prueba” del nuevo dinamismo en las relaciones internacionales y del mayor protagonismo de América Latina.

Recordó además que “antes, los países que estaban fuera de la lógica del comercio mundial no conversaban entre ellos”, e instó a las naciones representadas en esta cita a “trabajar juntas”.

Lula puso al Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, y Venezuela en proceso de adhesión) como ejemplo de las bondades de la integración y dijo que pretende dedicar los tres años y medio que le quedan de gobierno a seguir ampliando su abanico de relaciones.

“Ahora estamos esperando que el Senado brasileño apruebe el ingreso de Venezuela” al Mercosur, pero en realidad “los queremos traer a todos” los países latinoamericanos al bloque, apuntó.

Igual que había hecho el canciller brasileño, Celso Amorim, al inaugurar ayer la reunión del FOCALAE, Lula también animó a los países de América Latina y Asia a llevar a buen término la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Lula se dijo optimista en ese sentido y aseguró que “estamos caminando hacia un acuerdo”, aunque reconoció que tal vez “no llegará a contemplar todos los intereses” de los países más pobres.

Insistió además en que la Ronda de Doha aún no ha fracasado.

“Escuchamos decir todos los días que se acabó, que está todo parado, pero todos los meses pasa alguna cosa nueva”, sostuvo.

Ver comentarios