Enviar
Se espera que primeros contendores del INS empiecen a operar en el segundo semestre
Competencia en seguros arderá este año
• Cuatro empresas, tres de ellas foráneas, cuentan con el aval para instalarse en el mercado local

Natasha Cambronero
[email protected]

La competencia en el servicio de seguros está a las puertas de ser una realidad en el mercado costarricense.
Se espera que las cuatro empresas privadas que ya recibieron aval empiecen a operar en el segundo semestre de este año, luego de que completen el trámite de inscripción.
Estas lucharían contra el estatal Instituto Nacional de Seguros (INS).
La expectativa es que el proceso de certificación de las primeras compañías se extienda hasta junio, pues las autoridades reconocen que la tarea es lenta.
“Los trámites llevan su tiempo y la supervisión que debemos hacer es alta. Yo creo que en la segunda mitad de 2010, muchas de estas empresas estarán en abierta competencia ofreciendo productos; los asegurados y el mismo INS verán los beneficios”, dijo Javier Cascante, superintendente de seguros.
La ruptura del mercado de seguros se dio oficialmente hace poco más de un año, pero la tramitomanía que las compañías deben cumplir para operar en el país y la elaboración de los reglamentos internos han impedido que se desate la lucha por el negocio de las pólizas.
Seguros del Magisterio —que opera en el gremio de educadores desde hace 88 años— es la única empresa nacional que gestiona su participación en el mercado abierto de seguros. La empresa ya cuenta con autorización para comercializar siete pólizas a nivel nacional.
A ella se le suman Asegura Mundial-MAPFRE, de capital panameño-español; la también canalera Assa Compañía de Seguros y la estadounidenses ALICO, subsidiaria del gigante AIG. Las tres están en etapa de inscripción.
Pero el interés por ingresar al mercado local de seguros no se limita a estas cuatro firmas. La norteamericana Pan-American Life Insurance Group también anunció su arribo y solo está a la espera de que la Superintendencia de Pensiones (SUPEN) —entidad rectora de este mercado— les dé el visto bueno para instalarse.
Se prevé que sean unas 12 empresas las que comercialicen sus pólizas en el país.
La llegada de contendores responde principalmente a que Costa Rica es el mercado asegurador más grande de América Central. Se estima que sumará al cierre de 2009 ingresos por más de $677 millones en primas, un 10,3% más que en 2008.
El INS pronostica que conforme la apertura del mercado vaya madurando, ellos mantendrán la hegemonía y lo que logrará captar la competencia será muy poco.
Sin embargo, la llegada de nuevas empresas reactivará otros sectores de la economía, tales como el de autos, servicios de grúa y talleres mecánicos; variados servicios profesionales como el clínico, legal y financiero; de asistencia para el hogar; centros de llamadas y de publicidad.
Además, permitirá la creación de puestos de trabajo de personal técnico y especializado, contratación de materiales y suministros, demanda de instalaciones y de varios servicios.
Este año no solo dará la bienvenida a la competencia oficial, sino también a la Superintendencia de Seguros (SUGESE), la cual dejará la rectoría de la SUPEN a partir del 1° de enero para operar propiamente.
Corresponderá a la SUGESE iniciar, en 2010, el establecimiento de los reglamentos para la ruptura de la exclusividad que aún conserva el INS en la comercialización de pólizas obligatorias de automóviles y de riesgos.

“Somos optimistas”

El panorama oscuro que enfrenta la economía mundial y la competencia que se avecina en vez de embargar de nerviosismo al INS, más bien lo llenan de optimismo ya que espera continuar la senda del crecimiento en 2010, asegura Guillermo Constenla, presidente ejecutivo de esa entidad.

¿Cuáles son las expectativas para el próximo año?
Tenemos una solvencia financiera que nos da músculo para enfrentar a la competencia. Este año desde el punto de vista económico no será de un desempeño muy brillante pero haremos los esfuerzos necesarios para avanzar con un plan de alcanzar los $750 millones en primas y mantener un crecimiento sostenido, a pesar de que ya esté la competencia ofreciendo sus productos. Somos optimistas aunque, obviamente, la lucha es más fuerte con los competidores ya instalados en Costa Rica.

¿Cómo prevé que va a ser el dinamismo este año?
Estimamos que la lucha comenzará en el primer semestre, pero no con cinco o seis empresas, creo que se instalaran unas 12 firmas.

Seguros personales es el nicho donde vienen a competir las nuevas aseguradoras, ¿el INS irá por esos mismos productos viendo que solo el 3% de la población tiene una póliza de este tipo?
Esas cifras mantienen oculto el volumen importante de seguros de vida que han sido vendidos en Costa Rica en forma ilegal en la época del monopolio y que en nuestra opinión suman más primas que las que el INS tiene. Esa cifra es un poco engañosa, pero es un campo en el que creo que hay posibilidades de desarrollo, y el INS asumirá una posición mucho más agresiva en seguros de vida, accidentes y salud.

¿Cuál es la parte del pastel asegurador que estima perder el INS?
Llegará un momento en que el INS maneje el 75% del mercado y la competencia el 25%. Esa es una proyección que podría comprobarse dentro de algún tiempo. En Uruguay ronda entre el 30% y el 70% después de 14 años de apertura.

¿Actualmente cuál es la porción que tiene el INS?
Si consideramos el mercado oculto estaríamos hablando de un para 85% nosotros y un 15% aquel.

El Cafta también les abre la posibilidad a las multinacionales para comercializar en el país, ¿cuánto incrementa este factor la competencia?
Las grandes multinacionales tienen establecidos sus seguros con cuentas globales y lo único que hacían con el INS era conversar para que hiciéramos el puente legal por una migajita que nos tocaba. Entonces, si una multinacional ya no fuera con el INS, las pérdidas en cuanto a primas son muy pequeñas. Si ese factor se fuera, afectaría poco las utilidades, pera vamos a procurar que no se vaya.

¿El INS todavía piensa en realizar alianza para sobrellevar la competencia?
El año pasado hablamos con dos empresas, ALICO fue una de ella: al final no pudimos ponernos de acuerdo pues querían más de lo que nosotros podíamos dar. Después de estas dos nadie ha mostrado interés y nosotros no lo hemos buscado.
Fuente: entrevista
Ver comentarios