Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 28 Octubre, 2015

Hoy, algunos sindicatos tienen gran beligerancia y presencia en la discusión de los distintos temas de la agenda política nacional


Pizarrón

Lucha política y sindicatos (I)


La lucha política de los trabajadores atiende, en primer lugar, el nivel organizativo en sus sindicatos; en segundo lugar, la lucha por obtener legislación social y laboral; en tercer lugar, actuando con partidos políticos que los representen apoyando su lucha parlamentaria y electoral, especialmente cuando estos sindicatos son resultado de la proyección organizativa de estos partidos, como históricamente lo hicieron los partidos comunistas, socialistas, de izquierda en general, los socialdemócratas y socialcristianos.
Hay otro nivel, el de la discusión de los asuntos públicos y políticos nacionales, que hoy ocupa una buena parte de la presencia pública y mediática de algunos sindicatos y dirigentes sindicales.


En general, hasta el gobierno de Rodrigo Carazo los sindicatos no participaban de este debate. De hecho estaban al margen y tenían restricciones para participar de esta discusión. Lo hacían indirectamente por medio de los partidos con los que se identificaban.
El viraje se produjo cuando se organizó el Sindicato de la Empresa Privada (Sindep), que dirigía Armando Guardia Villalaz, alto dirigente, en ese entonces, del Movimiento Costa Rica Libre.
Este sindicato se enfrentó al Gobierno con sus críticas. El gobierno arreció contra él alegando que el Sindep y los sindicatos no podían opinar sobre asuntos públicos, nacionales o de política nacional.
Finalmente, se impuso la tesis de que sobre asuntos no electorales los sindicatos podían discutir, proponer, criticar, porque afectaban a los costarricenses. Desde entonces se abrió la puerta a los sindicatos en el debate nacional. La Sala IV luego fortaleció el Derecho de Opinión y Libertad de Pensamiento.
Tímidamente los sindicatos se pronunciaban sobre problemas nacionales, que era la forma en que empezaron a actuar en este escenario. Luego, con opiniones de dirigentes sindicales.
Hoy, algunos sindicatos tienen gran beligerancia y presencia en la discusión de los distintos temas de la agenda política nacional. Lo hacen con comunicados y boletines de prensa, impresos o en la red electrónica, pronunciándose sobre temas nacionales y respondiendo artículos, con periodistas contratados para atender sus relaciones públicas, procurando entrevistas periódicas a sus dirigentes, estableciendo relaciones formales e informales con distintos actores del acontecer político, institucional y de gobierno, acercándose a partidos y dirigentes políticos, a altos funcionarios de la Iglesia católica principalmente, escribiendo semanalmente como columnistas en medios de comunicación.
Algunos de los dirigentes se han convertido en este sentido en actores y fuentes de información inevitables en la discusión pública de diversos temas.
Después de la caída del socialismo, algunos dirigentes sindicales, y sindicatos, ampliaron su agenda sindical, para plantear alternativas de modelos de desarrollo económico social, de organización política estatal más democrática, más justa, sin proponer explícitamente cambio del sistema democrático existente, que es su escenario más amplio de participación en la lucha política nacional, desde donde orientan a sus afiliados en las posibles opciones políticas que se acerquen a ese ideario de su visión nacional, llamando a la movilización general de los ciudadanos sobre temas de interés general e institucional, más no necesariamente sindicales.

Vladimir de la Cruz