Lucha perdida: Narco por aire
Enviar

Desarticulación de 11 helipuertos enciende alertas

Lucha perdida: Narco por aire

Tres helicópteros sin artillería son los recursos aéreos de la Fuerza Pública

EDITORIAL:Guerra ajena

Fortalecer con más recursos a la policía —principalmente lanchas rápidas y helicópteros—, adquirir nuevos radares para zonas costeras y aéreas son alternativas para enfrentar la desigual lucha contra el narco.

201311192312050.n55.jpg
La reciente desarticulación de 11 helipuertos en el Caribe y la Zona Norte evidencia que la estrategia de investigación es buena, pero también enciende la alerta: La policía tiene carencias de equipo y necesita más dinero.
Para evitar que las aeronaves narco sigan operando en el territorio nacional, la Fuerza Pública solo tiene tres helicópteros sin artillería, solo por poner un ejemplo.
Más dinero y nuevos instrumentos policiales para combatir las organizaciones narco son la clave para fortalecer a la policía en una lucha que actualmente es desigual.
Mientras los carteles que operan en el país colocan helipuertos en zonas rurales de forma estratégica y crean toda una red de abastecimiento de combustible por aire y mar, la policía debe desplazarse a pie por la montaña o en lanchas.
La estrategia policial y de investigación ha dado buenos resultados, la solución para fortalecer ese plan de trabajo sería destinar más recursos a seguridad y a compra de equipos especiales para la lucha contra el tráfico de drogas principalmente por aire, materia desactualizada en el país.
Para este año el Ministerio de Seguridad Pública tiene un presupuesto que supera los ¢200 mil millones, los principales objetivos de ese dinero son la disminución de la delincuencia cantonal y el fortalecimiento de la vigilancia en zonas turísticas.
Los gastos a julio de este año revelaban que la mayor parte del dinero de esta cartera se gastó en remuneraciones, mientras que en compra de equipos terrestres no se había gastado ni un colón, según consta en el análisis de presupuesto de la Contraloría.
Por otra parte, el fortalecimiento de la seguridad en las costas ha sido notorio, solo este año se aumentó de 30 buques de vigilancia a 70.
La construcción de cuatro nuevas bases de guardacostas en el Atlántico y la renovada estrategia de la policía de fronteras ayudaron a dar los golpes contra el narco, pero todavía se necesita más.
Si bien la estrategia para transportar droga se desarrolla en la mayoría de los casos por mar, el aire es la nueva apuesta de estas organizaciones criminales que conocen las carencias de la policía.
La consecuencia de que la Fuerza Pública y el OIJ solo cuenten con tres helicópteros sin artillería radica en que los narcos aprovechan el aire para hacer sus movidas con mucha ventaja.
El dinero para financiar los vuelos en helicópteros que transportan droga, armas y combustibles proviene de México según las investigaciones judiciales.
Una vez que la gasolina está en tierra, es llevada a distintos puntos alejados y a lanchas rápidas tipo eduardoño, que seguirán otros recorridos con diferentes cargamentos.
Cinco costarricenses y un policía fueron detenidos en el Caribe como sospechosos de operar en la organización que mantenía en funcionamiento 11 helipuertos narco en diferentes zonas del país.
Los golpes a esta organización son importantes, pero todavía no desmantelan por completo el núcleo operativo y tampoco se ha logrado detener ningún helicóptero en territorio nacional


Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR

Ver comentarios