Enviar

Campañas de precandidatos liberacionistas evidencian fuerte lucha de tendencias ideológicas dentro del partido
Quién está detrás de la imagen de Liberación
• Chinchilla apostó a un grupo “técnico - político”, mientras que Araya a uno “político - práctico”
• Tendencia de Berrocal está construida en su mayoría por liberacionistas que han trabajado dentro de la estructura del partido y que han perdido protagonismo


Carlos J. Mora
[email protected]

Los hombres y mujeres que integran los comandos de campaña de los aspirantes verdiblancos fueron cuidadosamente escogidos para tratar de reafirmar el estilo personal que Johnny Araya, Laura Chinchilla y Fernando Berrocal tratan de dar a conocer a través de los mensajes publicitarios.
Los tres comandos son el fiel reflejo de lo que ocurre en el Partido, pues evidencian la ruptura interna que existe entre las distintas tendencias, así como las distintas etapas de la vida política de la agrupación.
En el caso del comando de la ex vicepresidenta, está a la cabeza René Castro, quien fue ministro de Ambiente y Energía de José María Figueres y viceministro de Gobernación en la gestión de Luis Alberto Monge.
Además de él, Chinchilla se ha rodeado de liberacionistas de experiencia como Sandra Piszk, ex defensora de los habitantes, y Antonio Alvarez, quien el año anterior volvió a las filas verdiblancas luego de hacer casa aparte durante la anterior contienda electoral.
“Tenemos un coctel de corrientes, ahí están presentes el arayismo, el figuerismo y el arismo, pero doña Laura se ha hecho rodear de una elite tecnocrática y política a la vez, como es su estilo. En su comando está Florisabel Rodríguez, una estadista y su hermano —Adrián Chinchilla— que es un productor audiovisual, y hay gente como Antonio Alvarez con mucha experiencia política”, apuntó Constantino Urcuyo, politólogo.
En la tendencia de Johnny Araya, “su ensalada” —de acuerdo con Urcuyo— lleva intelectuales, empresarios y políticos con una forma más práctica de trabajar.
El comando es dirigido por Rolando González, ex diputado y ex secretario del PLN, y Jeannette Carrillo, ex presidenta ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres. También se encuentran personas como Gonzalo Ramírez, ex asesor de José María Figueres y Hans Bucher, empresario nacional.
“Las corrientes que dominan la tendencia de don Johnny son básicamente del arayismo y mongismo, pero contrastan de los militantes de Chinchilla en que son políticos más prácticos”, añadió Urcuyo.
El politólogo Carlos Carranza coincidió con la tesis de Urcuyo.
“En el caso del comando de Chinchilla vemos gente con experiencia y muy técnica, más que una posición partidaria se busca reforzar las capacidades propias del comando; mientras tanto, don Johnny se rodeó de gente también de mucha experiencia, pero de más amplia diversidad de sectores”, acotó Carranza.
En el caso de Fernando Berrocal, los analistas coinciden en que el ex ministro de Seguridad se rodeó de militantes del PLN que actualmente ya no tienen el peso que tuvieron antes.
“El equipo de don Fernando es bueno, hay gente de la talla de Moisés Fachler y Rodolfo Silva, pero con el paso del tiempo estas personas han perdido protagonismo y por ende peso dentro de las estructuras del PLN”, añadió Carranza.
Los tres precandidatos han apostado a mensajes muy distintos en sus pautas publicitarias.
Vestido siempre de blanco, Johnny Araya se muestra como un político trabajador y “que habla menos”, para ello pone la Alcaldía de San José, donde estuvo por más de una década, como su vitrina.
En su mensaje, apuesta por darle mayor peso de las decisiones “al pueblo”.
Mientras tanto, Chinchilla ha cambiado de rumbo, y a pesar de que al inicio de su campaña dijo que se desligaría de su imagen de ex vicepresidenta y se mostraría separada de la administración Arias, ahora recurre a su paso por el gobierno para demostrar su experiencia en la función pública.
“Yo formé parte de este gobierno y sabré consolidar esa obra desde mi primer día como presidenta”, dice Laura Chinchilla en sus mensajes publicitarios”.
Por su parte, en la escasa publicidad que ha hecho Berrocal, “el candidato de la mayoría silenciosa” hace gala de sus dos años al frente del Ministerio de Seguridad.
Ver comentarios