Los tres cuerpos femeninos
Enviar
Los tres cuerpos femeninos

Lo que en la calle era una verdad a gritos, ahora queda probado científicamente: las tallas de la ropa no se ajustan a las medidas de las mujeres del siglo XXI

Madrid
EFE

Las medidas actuales de busto, cintura, cadera y estatura son muy distintas a las que tenían las mujeres allá por el año 1972, cuando se establecieron unas tallas que parecen haber quedado obsoletas, según demuestra un estudio antropométrico elaborado por el Ministerio de Sanidad español.
Esta investigación, llevada a cabo con una muestra de 10.415 mujeres de entre 12 y 70 años, revela que el 40% tiene problemas para encontrar su talla, y de ahí la propuesta que el Gobierno español quiere hacer a la Unión Europea.

El proyecto contempla muchas más realidades de volumen corporal que el actual sistema: de aplicarse, tres dígitos —pecho, cintura y cadera— acompañarían a cada estatura.
Estas nuevas tallas deben responder además a las tres categorías anatómicas que la Sanidad española ha inferido: el tipo diábolo —pecho y cadera simétricos, pero cintura más estrecha—, campana —pecho y cintura simétricos, cadera más ancha—, y cilindro —total simetría—.
Esta distribución anatómica es relevante para el sector del diseño y la confección en España, que tiene que vestir a un 36% de mujeres de tipo cilíndrico, un 39% de estructura de diábolo y un 25% con forma de campana.
Pero la realidad multiforme que muestran los cuerpos de las mujeres en España también ofrece datos preocupantes, pues entre las encuestadas que confiesan estar contentas con su propio cuerpo “un 70% tiene delgadez severa”, según Soria.
A la propuesta del Ejecutivo español ya respondió FACUA, una organización española de consumidores, que exige que las nuevas tallas sean aplicables a todas las empresas que vendan ropa en España, para lograr una nueva uniformidad.
Por su parte, Modesto Lomba, uno de los modistos españoles más populares, cree que la información que proveerían las etiquetas gracias a esta nueva propuesta permitiría trabajar con exactitud en lo que hasta ahora era una verdad a gritos, “que los patrones no se ajustan al cuerpo de la mujer”.
Pero atención, ellas no son las únicas, pues el Gobierno español pretende también someter a los hombres a este estudio de tallas para demostrar que ellos, en cuanto a tamaño y volumen corporal, tampoco son los mismos de antes.

Ver comentarios