Logo La República

Jueves, 24 de septiembre de 2020



ACCIÓN


Los sueños de De Lemos

Cristian Williams [email protected] | Lunes 31 diciembre, 2012

Las lesiones son cosa del pasado para Adrián De Lemos, quien recuerda que esas le quitaron dos finales y unos Juegos Olímpicos.www.imagenesencostarica.com/La Republica


Los sueños de De Lemos

El protagonismo perdido, un equipo grande y la Selección, en la mira de Adrián De Lemos

Un día sonó su teléfono. Era Enrique Rivers para expresarle el deseo que tenía Saprissa de contar con sus servicios. La esperanza de regresar a un equipo grande renació en Adrián De Lemos.

Eso sí, estaba claro que no era el único en la lista de los morados, por lo que se esmeró en seguir haciendo muy bien las cosas en Pérez Zeledón para ser el elegido, algo que dichosamente se le dio.
Ayer, mientras visitaba a amigos en el Sur del país, hizo un repaso de la década que lleva jugando en la primera división, de sus alegrías y tristezas, de las lesiones y la expectativa con la que llega a la escuadra capitalina.
Cómo olvidar aquel joven con cara de niño y dueño de unas trenzas que le impregnaron un sello desde que se colocó entre los tres palos blancos defendiendo la meta del Club Sport Herediano.
Comenzó a jugar y a gustar, sus acciones crecían como la espuma, las selecciones le abrían espacio, tocaba el cielo con las manos, pero algo pasaba siempre, lesiones, suplencia o lo que fuese, que le bajaban las expectativas.
Pero eso sí, nunca perdió la ilusión ni la fe de llegar a ser protagonista, de estar en los primeros planos, de jugar con la Selección y como lo logró ahora, de volver a jugar con uno de los llamados grandes, tras su paso por Brujas y Pérez Zeledón.
Admirador de Léster Morgan a quien emulaba en sus inicios, recuerda muy bien y con agradecimiento lo que aprendió de Álvaro Mesén, de quien fue banca en Herediano y de Ricardo González.
Adrián De Lemos abre sus brazos, cierra sus ojos, vuela y sueña… El 3 de enero comienza de nuevo a forjar el futuro.

¿Ya en frío cómo ve llegar a Saprissa?
Muy tranquilo y contento a la vez, era una ilusión llegar a un equipo tan importante como Saprissa. Agradecido con Dios, mi esposa e hijos, también con la dirigencia de Saprissa.

¿Es su renacer como portero?
Así es, me llenó de mucha motivación saber que Saprissa quería mis servicios. Venirme a Pérez Zeledón me dio un segundo aire para comenzar a sobresalir, las cosas me salieron bien y ahora queda destacar con mucho trabajo.

¿Cómo toma esta oportunidad?
Con mucha responsabilidad, llegar a Saprissa representa que se tiene que ser una persona más responsable, más entregada, algo que he tenido en los otros equipos.

¿Es un buen momento para usted?
Me llega en el mejor momento, a partir de los 27 años se es mejor portero, ya tengo 30, he madurado bastante, tengo bastante experiencia.

Hoy es feliz, pero ¿cuál ha sido el momento más triste?
El día en que no pude ir a las Olimpiadas de Atenas del 2004, ese fue el más difícil, por lo hecho en México donde clasificamos, como lo hicimos y además me nombraron el mejor portero. Tres días antes del viaje me lesioné y debieron operarme.
Estaba en mi mejor momento, venía regresando de México, por cierto Saprissa estaba interesado en mí, pero Herediano no quiso que me fuera, pusieron un precio muy alto por mi persona.

¿Las lesiones le han afectado mucho?
Antes sí, tuve dos operaciones en la misma rodilla (derecha), una luxación en el dedo del centro de la mano, quebradura del cuarto metatarsiano de la mano izquierda.
Tengo una platina y 7 tornillos en la mano izquierda, la última lesión fue la luxación del dedo en Pérez Zeledón que me dejó por fuera 22 días, a Dios gracias ya hace como 4 años que no tengo lesiones muy serias.

¿Por las lesiones perdió finales?
Sí, no jugué la final ante Saprissa porque me resentí de la rodilla y me operaron al día siguiente, lo mismo me pasó contra Liberia.

¿Pensó claudicar en algún momento?
Nunca bajé las baterías, nunca desistí de mis sueños, siempre quiero más, quiero sobresalir, mi mentalidad ha sido siempre positiva. Llega el momento de recoger los frutos, ha sido mucho tiempo de entrega y sacrificio, no solo en lo futbolístico, sino también en lo familiar.

¿Es amigo de Donny Grant?
Somos amigos, muy buenos amigos, ahora que somos compañeros espero que crezca más. Siempre que nos enfrentamos nos demostramos mucho afecto.

¿Cómo lo define?
Un portero sencillo, trabajador y luchador. Humilde, sereno, tiene compañerismo y mucha trayectoria. La competencia es sana, Donny es un gran compañero y amigo, pero solo uno puede jugar.

¿De cuál equipo es seguidor?
Voy con el equipo en el que estoy. Estuve 15 años en el Herediano, lo quise mucho, ahora estoy en otro y a ese es el que apoyo.

¿Piensa en la Selección?
Nunca he perdido la esperanza, en Pérez luché con esa misma intención, quiero estar en la Selección, es uno de mis grandes deseos.

¿Le ayudará estar en Saprissa?
El rendimiento nos abre campo, pero es claro que estar en equipo grande se hace más visto.

¿Cómo se lleva con Rónald González?
Muy bien, fuimos compañeros en Herediano, además me llevó hace tres años a la Selección cuando estaba interino, lo conozco muy bien, es un gran entrenador.


Adrián siguió su ruta por el Sur, hay amigos de los que debía despedirse y desearles un venturoso 2013, para regresar pronto a la capital y seguir tejiendo sueños, ahora, sueños de morado y blanco.

Cristian Williams Méndez
[email protected]






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.