Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Los seguros y el desarrollo empresarial

| Sábado 13 marzo, 2010


Los seguros y el desarrollo empresarial

La empresa moderna no puede prescindir, si desea ser exitosa, de una política adecuada en el manejo de los seguros; pues de ello depende, en gran medida, el desarrollo empresarial.
En Costa Rica la escasa cultura aseguradora ha creado el mito de que los seguros son un gasto de la empresa, y hasta hay quienes han visto en ellos un atractivo contable para incrementar la columna de los débitos. Sin embargo, la doctrina moderna coincide en que una de las mejores inversiones que la empresa puede realizar es, precisamente, el uso adecuado de los seguros, como herramienta fundamental para respaldo del desarrollo de cualquier compañía.
Un seguro sugiere proteger a la empresa frente a un riesgo posible, futuro e incierto, trasladándole la responsabilidad a un tercero, sea la aseguradora, para que el patrimonio de la empresa no se vea afectado o se afecte lo menos posible. Sin embargo, en muchos casos, el desconocimiento sobre la materia hace que se aseguren bienes que no es necesario proteger, que se tomen coberturas inadecuadas, en exceso o prescindiendo de las que sí se necesitan; que se omita información fundamental para evitar rechazos de reclamos futuros; que se acepten cláusulas particulares abusivas; que se mantengan tarifas altas cuando la siniestralidad de la empresa es baja; que se hagan cambios en la propiedad registral del bien sin reportarlos a la aseguradora; que se acepten limitaciones prácticas al seguro que son ilegales (pero la empresa no lo sabe); y que se cometan graves errores al momento de presentar un reclamo. Todas estas circunstancias controlables motivan que pagos por parte de los asegurados sean rechazados constantemente.
Habitualmente ninguno de los aspectos señalados antes son tomados en cuenta cuando se hace una auditoría de la empresa; pues los profesionales que realizan esta importante labor, normalmente, no dominan el tema de la Teoría del Seguro y, mucho menos, lo relativo al Derecho de Seguros. Por ende, los resultados de un análisis empresarial que no contemplen lo dicho, será un análisis incompleto, sesgado, cuyo resultado puede arriesgar las finanzas de la compañía al no descubrir y cuantificar contingencias que serían sencillas de identificar y solucionar de manera preventiva a un siniestro o accidente.
Con base en lo anterior, la moderna visión empresarial requiere un verdadero análisis del riesgo, de un estudio completo del patrimonio de la empresa frente a las mejores opciones de seguro que existan en el mercado. Una visión que permita valorar el seguro como una inversión necesaria para el crecimiento de la compañía y, sobre todo, una política clara de incluir a los seguros como un socio externo de la empresa a través del cual se garantiza la protección del patrimonio y se camina seguro hacia el desarrollo empresarial que los tiempos actuales demandan.

Boris Molina
Abogado experto en seguros
[email protected]