Enviar
CELEBRIDADES
Los rentables paños menores
Muchos famosos no tienen problema en posar ligeros de ropa si es para promocionar sus diseños de lencería

Que tiemblen multinacionales del corsé como Victoria’s Secret o La Perla, porque David Beckham ha sido el último famoso en lanzarse al diseño de ropa interior, una de las líneas de negocio más rentables para las celebridades.
Celosos como son habitualmente con su vida personal, celebridades como la supermodelo Elle McPherson, o las cantantes Dita Von Teese, Jennifer López y Geri Halliwell (ex Spice Girl) no tienen sin embargo ningún problema para posar en paños menores si es para promocionar sus diseños de lencería.
El caso más reciente es el del británico, quien se ha aliado con el gigante sueco de la moda, H&M, para “introducir una nueva tendencia en la ropa interior masculina del siglo XXI”.
Aunque las creaciones del esposo de Victoria Beckham no llegarán a las tiendas hasta principios de febrero, H&M ha querido ir caldeando el ambiente con fotografías del tatuado futbolista posando ligerito de ropa con algunos de sus “cómodos y funcionales” diseños.
Calzoncillos, camisetas y pantalones de pijama forman esta colección que se venderá a precios populares, a diferencia de la exclusiva línea de moda que diseña la mujer del deportista.
Beckham ha sido de los pocos famosos que se han atrevido a adentrarse en un mundo, el de la ropa interior, que hasta hace poco era territorio casi exclusivamente femenino.
Le precedieron el cantante y productor musical Usher con líneas de lencería para hombre y mujer (casualmente una de sus canciones se titula “Lingerie”) y el tenista sueco Björn Borg, quien vende sus diseños de ropa interior, bañadores, pijamas, zapatos y accesorios en 17 países.
Una de las pioneras fue la supermodelo australiana Elle McPherson, conocida como “el cuerpo”.
“Pleasure Principle” es el nombre elegido por la cantante Janet Jackson para sus diseños de ropa interior, aunque no llevaba un sostén propio cuando en 2004 enseñó “por accidente” algo más durante su actuación en la final del Super Bowl.
También Jennifer López agregó hace unos años bragas, sujetadores y otras prendas íntimas a la inagotable lista de productos a los que presta nombre e imagen, al igual que la actriz y cantante Jessica Simpson.
A la cantante Dita Von Teese la amadrinó en este mundillo nada menos que la mítica firma Wonderbra, que en 2008 lanzó una edición especial de lencería junto a la sensual reina del burlesque.
Lograr “que los pechos parezcan más grandes y el trasero, más pequeño” fue, mientras, el gran reto de la ex Spice Girl británica Gari Halliwell cuando recientemente diseñó una colección de lencería para la marca Next de la que ella misma también fue imagen.
Una de las últimas artistas en subirse al carro del corchete y el liguero ha sido la caribeña Rihanna, quien colaborará con Armani para diseñar una línea de ropa y lencería que será fiel a su poco discreto estilo, en este caso con coloridos modelos de encaje.
La tendencia ha llegado hasta las más minúsculas celebridades, como en el caso de la hermana pequeña de Miley Cyrus: Noah Cyrus, de nueve años y que amenaza con rebasar la popularidad de su hermana mayor, ha diseñado junto con otra pequeña amiga una colección íntima para la firma “Ohh! La, La! Couture”.

Madrid / EFE

Ver comentarios