Los recursos son inhumanos
Enviar

Los recursos son inhumanos

El concepto debe cambiarse, ya que la generación Y busca una experiencia más que un trabajo

“Si son humanos, no son recursos. El trabajador es un sujeto, el recurso un instrumento”. Hace unos días, encontré estas afirmaciones del Dr. Mario Ackerman, experto en Derecho del Trabajo y especialista de la OIT.
Lo que me sorprendió es que escribió estas ideas hace ya casi 20 años y pareciera que durante ese tiempo, como colectivo, los líderes estuvimos mirando para otro lado. Hoy, en función de las características de las nuevas generaciones, estamos llamados a retomar el rumbo perdido.
La Generación Y busca una experiencia más que un trabajo, y desde las organizaciones hay que diseñar propuestas de valor atractivas: empresas y líderes cercanos, que escuchen y conozcan a su gente; espacios colaborativos y autonomía.
El concepto de persona es principalmente filosófico, expresa la singularidad de cada individuo, un ser dotado de razón, consciente de sí mismo y poseedor de una identidad propia. Antes de ser un trabajador, el individuo es persona, libre y con capacidad de razonar y decidir sobre sus actos.
Celebro la coincidencia de enfoque entre el XIX Congreso Internacional de Gestión Humana realizada en Uruguay en setiembre que lleva por título “El ser humano como centro. Porque la esencia de las organizaciones es su gente”, y el XV Congreso Mundial de Recursos Humanos en Santiago de Chile “Volver al Origen, la persona”, llevada a cabo en octubre.
Creo que poner a la persona en el centro de la gestión, tal como también están recordando en Estados Unidos (Getting Back Into the People Business), es una respuesta a las nuevas generaciones y a los bajos índices de engagement en las empresas del mundo entero.
Pero así como en el caso de la confianza, en el que primero hay que darla para luego recibirla, es la conducción quien tiene que estar comprometida con su gente, para luego recibir el alineamiento y la implicación del personal. Si lo que queremos es innovación, creatividad, pasión por la tarea, compromiso y embajadores de marca, necesitamos tener presente, en cada acción que realicemos, que nuestros colaboradores son seres humanos con ideas, creencias, emociones, vocaciones, y que esperan que los tratemos como personas. Como afirma Dee Hock, creador de la tarjeta Visa, fundador y CEO de Visa Inc.
“Las organizaciones son el recurso de las personas”. En este caso, el orden de los factores altera el producto.
Empleado, es un sinónimo de utilizado (aprovecharse de algo), lo que remite más a un objeto. “Considerar a los trabajadores como recursos es empobrecer dramáticamente la relación laboral. Es quitarle lo más importante que puede surgir de esa vinculación, la riqueza imprevisible e inconmensurada que puede generar la condición humana. Con el grave riesgo de que, los empleadores usuarios, se encuentren con trabajadores parecidos a los demás recursos: insensibles, mecánicos, irreflexivos, desapasionados”.

Si como responsables de nuestros equipos de trabajo no reenfocamos nuestro modelo de relaciones, veremos afectada negativamente la posibilidad de alcanzar y superar los objetivos organizacionales.
Es una cuestión de inteligencia y adaptación profesional. Logramos los resultados a través de nuestros equipos, ¿no va siendo hora de que consideremos a nuestros colaboradores como personas y no engranajes? ¡Somos personas! y cada vez más libres de poder elegir. En estos tiempos que corren hay que ganarse la adhesión. ¡Atención líderes! Estamos rodeados de personas, actuemos en consecuencia.

Marco Arru
Director y consultor en Comunix
Especialista en comunicación organizacional
[email protected]

Ver comentarios