Logo La República

Lunes, 25 de marzo de 2019



COLUMNISTAS


Los planes de gobierno

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 23 junio, 2010



Los planes de gobierno


En la época moderna, Costa Rica se ha caracterizado por tener tres tipos de gobierno. El primer tipo es el que llega al poder sin planes y pasa improvisando por cuatro años, elaborando parches cuando sea necesario, y sobre todo tratando de sobrevivir hasta las próximas elecciones. Desde 1970 solo conozco dos gobiernos que se podrían caracterizar como “improvisados”.
El segundo tipo es uno que llega al poder con planes hechos, decretos escritos, instrucciones precisas para la fracción legislativa, e intenta evitar la pérdida de un solo día de los 1.460 que le toca de su periodo constitucional. Hace lo que espera el ciudadano que lo eligió. La verdad es que el tiempo pasa tan rápidamente que perder dos o tres meses viendo “lo que se puede hacer” es una pena en un país con tantos desafíos aparentes. Este tipo se puede caracterizar como “cumplido.”
El tercer tipo de gobierno se caracteriza por tener buenas intenciones, pero en vez de dedicar el periodo entre la elección y la toma del poder para elaborar planes, comienza a trabajar el 8 de mayo. Por lo que se ve de la administración de la presidenta Laura Chinchilla pareciera que será de este último tipo. Han pasado ella y su gabinete en “encerronas” en el INCAE escuchando ponencias serias de expertos de esa institución y otras, en mítines de varios tipos, y en sesiones de trabajo donde están afinando sus estrategias antes de entrar en acción. Este tipo de gobierno se puede caracterizar como “bienintencionado.”
En un seminario de la AmCham la semana pasada en presencia de 200 líderes del sector productivo, en su discurso de clausura, la presidenta Chinchilla anunció que para “agosto” tendrán ella y su equipo listo un plan para enfrentar los problemas diversos de competitividad que se discutieron ese día. Dijo la primera mandataria que estaba segura que servirá este plan para confrontar muchas de las inquietudes planteadas en el seminario.
El día anterior, en una reunión de la junta directiva de la misma AmCham, apareció Fernando Herrero que anunció que están él, y su equipo, elaborando un plan de reforma fiscal para enfrentar la crisis provocada por el déficit del 4,8% que se proyecta para el gobierno este año. Dijo Herrero que le “gustaría pensar” que estuviera listo el mismo para los “ordinarios” de agosto, pero lo más probable es que sería hasta diciembre que tendrá él un documento definitivo.
Mientras que siguen haciendo planes en el Poder Ejecutivo, y sin duda alguna estos son importantes, no está claro lo que están haciendo los padres de la patria. Aparentemente lo más trascendente es que los están desahuciando de sus oficinas. Mientras que buscan donde acomodarse, y se orientan con la Constitución Política, hay $850 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para infraestructura que no se están usando; sí pagan intereses al BID, porque el convenio está firmado. La Ley de Tránsito está en el limbo, y ni hablar de la ley marco del tabaquismo que está varada en alguna instancia. Se desviaron fondos de un programa para erradicar tugurios a financiar una promesa de campaña de la Presidenta.
Escribir esto es muy difícil porque uno quisiera creer que realmente tenían planes concretos listos para ejecutar cuando se ofrecieron como posible gobierno en el mercado político el año pasado, proceso que culminó en febrero.

Carlos Denton
[email protected]

NOTAS ANTERIORES