Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Los mismos de siempre

| Martes 02 diciembre, 2014


Don Luis Guillermo Solís es un socialista moderado que ha iniciado con el pie izquierdo su gestión


Los mismos de siempre

Solo en lugares como Venezuela se aprueban proyectos sin tomar en cuenta los votos de la oposición.
La frase utilizada por el candidato del Frente Amplio en las pasadas elecciones también incluye a miembros de su mismo partido y a buena parte del PAC.
“Los mismos de siempre” son aquellos que apoyan aumentos descabellados porque saben que, quienes realmente trabajan y no viven del Estado, terminarán pagando los excesos programados por la administración.
“Los mismos de siempre” no comprenden los efectos negativos de una deuda que supera el 36% del PIB, y no acaba de crecer gracias a las ocurrencias de los socialistas en el poder.
Los que siempre han prosperado bajo la sombra del Estado tampoco perciben lo que realmente significa para el que produce los aumentos en las tasas de interés.
Para ellos el tema se circunscribe a retirar puntualmente el salario del mes. Y para los líderes sindicales todo se resume en calcular el nuevo aumento que recibirían iniciando el año, y planear la duración de las próximas huelgas para ampliarles a los agremiados el periodo vacacional.
Para financiar las exquisiteces que contienen las convenciones colectivas, y muchas otras granjerías, “los mismos de siempre” simplemente recurrirán a nuevos empréstitos inflando tanto la deuda que la misma estallará cambiando para siempre la faz de nuestra sociedad.
Solo en la mente de los sindicalistas cabe la idea de que realmente existen almuerzos y leche gratis.
Aunque algunos no entiendan los beneficios de las matemáticas, hay que explicarles de forma sucinta que, en este mundo tridimensional y materialista, hay que pagar lo que consumimos aunque presidamos la internacional chavista.
Al incrementar los gastos, “los mismos de siempre” elevan automáticamente los costos de producción, esparciendo con ello más pobreza y desocupación.
Lo anterior es una insensatez porque aleja al inversionista cuando lo que realmente necesitamos son nuevas fuentes de trabajo que mejoren, entre otras cosas, la recaudación.
Lo que sí realizan con saña es cerrar en días claves empresas en problemas, impidiéndoles con la medida su recuperación. Esas son las reglas que utilizan los burócratas para exprimir al que produce y sembrar terror.
Realmente pensábamos que el Presidente trataría al enfermo con delicadeza, y le administraría los medicamentos necesarios para sacarlo de la gravedad. Pero, lo que realmente hizo, a pesar de su debilidad, fue obligarlo a caminar arrastrando tras de sí, al gigantesco y pesado presupuesto nacional.
Don Luis Guillermo Solís es un socialista moderado que ha iniciado con el pie izquierdo su gestión. El mismo proyecto que ha defendido con tanto ardor será el que sepulte los sueños populistas del temerario historiador.
 

Jorge Castro