Enviar
¡Los Mavericks viven!
Dallas se encendió en el último cuarto, alcanzó la victoria y empata la serie 2-2

Un Dirk Nowitzki enfermo y a media máquina encontró el aro de Miami en el mejor momento y lideró a su equipo en el último cuarto para rescatar un partido que en ese momento apuntaba hacia una nueva victoria de Heat.
Un error en la última jugada del mejor del partido, Dwyane Wade, máximo encestador del juego con 32 puntos, determinó la victoria para Dallas 86-83, lo que al menos le asegura a Maverick que Miami no celebrará en su casa.
El partido arrancó con un rally de seis puntos seguidos de Nowitzki, que al menos sirvió para animar a la afición local, poniendo una alegre ventaja que no duró mucho, porque Heat fue recuperando terreno, Dirk empezó a fallar y Miami sumó en rebotes ofensivos y emparejó el juego.
A 3,50 para el final del primer cuarto el tablero marcaba empate a 12 puntos. Jason Terry desequilibró desde la zona de tres puntos, pero de nuevo la defensiva de Dallas no fue consecuente y casi terminando el cuarto Miami tomó la ventaja, pero desde la zona del tiro libre el puertorriqueño Juan José Barea empató el primer episodio 21-21.
Miami arrancó con energía el segundo cuarto, buscando la clásica ventaja, que le fue impedida en buena parte por los triples de Deshawn Stevenson, que ayudaron a un rally de Dallas de 9-0, que los puso 38-34 arriba, pero los locales no supieron aprovechar y Wade y Bosh fueron trabajando con regularidad en el aro de Dallas para finalizar la primera parte 47-45, arriba Heat.
El tercer cuarto se fue parejo, igual, LeBron James no marcaba diferencia, no aparecía en el partido; faltando dos minutos para el final de este periodo sus números decían que había encestado 2-8 en tiros de campo, y 0 de 3 en triples, y entonces fallaba dos tiros libres consecutivos, pero Wade alzó la mano y LeBron al fin ayudó un poco permitiéndole a Miami cerrar este cuarto con cuatro puntos de diferencia 69-65.
Heat vino por el último cuarto, puso el pie en el acelerador y entabló una diferencia de nueve puntos, 74-65 a diez minutos del final; Dallas, una vez más con el peso de la derrota sobre su espalda, revivió en las manos de Nowitzki, principalmente cuando el partido estaba 82-81 y el alemán anotó en excelente forma para subir el tablero a 84.
Wade tomó la batuta y puso en 83 a Miami, Jason Terry con sendos tiros libres alejó a tres puntos a su equipo y Wade en la última acción perdió el balón decretándose el definitivo 86-83, que significa un vuelve a la vida para Dallas, que mañana tendrá la oportunidad de salir con ventaja antes de viajar a Miami.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios