Enviar

Los gobernantes no cumplieron con su tarea durante las últimas décadas y eso ha generado una avalancha de crisis que hoy agobia a los costarricenses

Los gobernantes no cumplieron

La conclusión es solo una y aunque pueda parecer simplista no lo es. Más bien, es una lamentable realidad nacional.
Los gobernantes no cumplieron con su tarea durante las últimas décadas y eso ha generado una avalancha de crisis que hoy ahogan al país. Tres de las más graves son la inseguridad, la infraestructura vial y el transporte, y a ellas se ha sumado la Seguridad Social.
Para la grave situación de la inseguridad ciudadana, algo que se veía venir, debieron tomarse enérgicas acciones antes de que llegara adonde se encuentra hoy, desde la administración anterior.
En la actual, ni siquiera se ha visto desplegarse un plan de acción rápida, efectiva y que frenara el evidente avance de la delincuencia, tal como se ofreció desde la campaña política.
Más bien, tuvimos un ministro que renunció al poco tiempo de comenzar y actualmente una retórica que, como sabemos no significa más que eso… palabras. Las acciones son poquísimas y no han logrado devolver la paz a la ciudadanía.
Por otro lado, ordenar el actual caos del crecimiento del país en lo que atañe a las vías, a los planes reguladores y al transporte público a la fecha, puede significar unos 20 años y un estimado de $60 mil millones. Así lo explica una nota de este medio el miércoles de esta semana.
Ese es el tiempo y el dinero que se calcula necesario para ordenar las vías, actualizar los planes reguladores y modernizar el servicio de transporte público, estimado por la propia Oficina de Planificación del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
Esto ocurre porque durante décadas los gobernantes no hicieron más que ignorar el problema que iba creciendo año a año, especialmente desde que un gobierno decidió eliminar el sistema ferroviario y condenar al país a transportar las cargas por carreteras en tráileres que las destruyen.
Por otra parte, la crisis en que ha caído la Caja Costarricense de Seguro Social durante las últimas décadas, significará ahora cumplir con la deuda que el gobierno tiene con la entidad, que asciende ya a ¢431 mil millones.
Pero además hay que corregir los errores cometidos por las administraciones que no solo permitieron la acumulación de la deuda de los morosos (Estado y empresas) sino que tampoco fueron capaces de dirigir bien la institución para evitar la serie de malos manejos que hoy se dan y ahora toca corregir.
Una vez más, hubo gobiernos que no cumplieron con su deber de mantener una supervisión sobre lo que hacían los jerarcas de la Caja y más bien, fueron parte del problema, entre otras cosas, dejando de pagar no solo las cuotas del Estado como patrono, sino el aporte del Estado para cobertura de indigentes, aporte que fue rebajado del 2,5 al 0,25.
Como decíamos al inicio, los gobernantes cometieron errores que ahora hay que enmendar. Mientras tanto, los costarricenses soportan los problemas de las crisis.





Ver comentarios