Enviar

Lo deseable sería que, además de debatir sobre el tema de política sanitaria en foros internacionales, se vieran resultados a lo interno

Los desafíos son internos

Una importante reunión se lleva a cabo desde ayer en Santo Domingo, con ministros del sector Salud de diez países de Centroamérica y el Caribe, en la cual participan también representantes de las instituciones de la Seguridad Social y del sector Agua y Saneamiento. Costa Rica está presente.
Decimos que la reunión es importante porque la agenda incluye los avances y desafíos del sector en la región, y temas específicos como salud y turismo, atención integral de las adicciones, preparación y respuesta del sector a las emergencias de salud pública y desastres, servicios de agua y saneamiento, y servicios de salud con calidad y sin exclusión.
No solo por el desafío permanente de lograr desarrollar las mejores estrategias para contar con una población sana, sino porque ese reto se ve hoy aumentado por las posibilidades de que la región enfrente consecuencias del cambio climático en forma de desastres naturales, es vital que haya resultados concretos de la mencionada reunión.
Sin embargo, creemos que la principal ocupación de las autoridades del sector en Costa Rica debe concentrarse en las labores internas.
Tenemos en el país una institución líder para ello, que puede ser ejemplo de una seguridad social y una atención en salud universal y de carácter solidario pero que lamentablemente ha sufrido graves embates no por causa de desastres naturales sino de mala administración.
También en materia de agua y saneamiento tiene el país tareas de enorme magnitud pendientes.
Por ello lo deseable sería que, además de debatir sobre el tema en foros internacionales, se vieran resultados a lo interno.
Hay medidas urgentes que debieron haberse tomado ya para sanear a la Caja Costarricense de Seguro Social, la institución con que cuenta el país para hacerle frente a cualquier emergencia que eventualmente debiera enfrentar en materia de salud pública.
Por otro lado, la Comisión Nacional de Emergencias fue despojada de una buena cantidad de los recursos con que cuenta, para emplearlos en la construcción de la trocha, en la frontera norte. De todos es conocido el lamentable resultado de no haber puesto en práctica los mecanismos de control idóneos para cuidar del buen uso de dichos dineros.
En conclusión, más allá de los beneficios que podamos obtener de las reuniones internacionales para intercambiar ideas o planes y estrategias, Costa Rica está urgida de sanear la administración y operación de sus instituciones porque es con ellas que debe enfrentar cualquier labor de salud pública o emergencia nacional.


Ver comentarios