Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 17 Agosto, 2011


Los derechos adquiridos

La lista de países con el problema de los “derechos adquiridos” estatales se extiende cada vez más; Grecia, Irlanda, España, Italia, Inglaterra, Portugal, Estados Unidos, quizás Francia, y si no se toman las medidas pertinentes, pronto otros en las Américas incluyendo a Costa Rica. En común tienen que han asumido, en algunos casos por flojera de los políticos de turno, compromisos legales y financieros permanentes con grupos de sus ciudadanos; ahora tienen problemas en honrarlos por falta de dinero.
Se exacerba el problema porque bastantes de los que han adquirido derechos no cumplen con los compromisos que acompañan los privilegios acordados. En posición importante en la lista de los que no ejecutan, pero que sí cobran, está una buena cantidad de funcionarios públicos, amparados por las leyes de Servicio Civil. No obstante, sería injusto señalar a estos como los únicos; también es importante revelar otros como ejemplos. Están las empresas que reciben contratos de mantenimiento de carreteras e inmuebles pero que las dejan despedazadas, dueños de edificios de alquileres excesivos contratados con el estado, concesionarios de líneas de autobús que no operan adecuadamente, educadores que no dan clases, médicos de servicios nacionales de salud que no atienden bien a los pacientes, y otros.
Hay que enfatizar que la mayoría de los que tienen derechos adquiridos con los diversos estados sí están cumpliendo y, no obstante, los gobiernos solo pueden pagarles lo acordado pidiendo prestado.
Hasta el momento se han evitado escenas en Costa Rica como las vistas en ciudades inglesas y griegas en las semanas recientes, compuestas sobre todo por personas que sienten que sus “derechos adquiridos” se estén violentando y lamentablemente acompañados por delincuentes comunes que aprovechan las protestas para saquear, cartear y violentar. Pero hay que pensar que si no se toman medidas, pudieran aparecerse estos tipos de eventos en el territorio nacional en un futuro no muy lejano.
El gobierno nacional argumenta que necesita más ingresos y pide “reforma fiscal” para cumplir con todas sus obligaciones; que no puede seguir sin más impuestos. Concuerdo en que hay que aprobar a un impuesto de valor agregado (IVA) lo más pronto posible para dotar al estado con lo que necesita para salir adelante.
Pero si el pueblo le va a dar el privilegio al gobierno de recibir más de sus ingresos ganados con gran esfuerzo laboral, entonces el estado tiene que asumir la obligación de “renegociar” varios de estos “derechos adquiridos a la tica” y que ahora está honrando. Es presumible que se requiere una “movilización” (término usado en los 80) de las planillas de varias instituciones incluyendo la Caja, reduciendo sus tamaños. Convenciones colectivas, contratos de alquiler y de mantenimiento, prebendas de todo tipo deberían ponerse sobre la mesa y renegociar. Es probable que habrá que indemnizar a más de uno que disfruta de un derecho adquirido, pero el diputado socialcristiano Luis Fishman me ha convencido que se pueden usar recursos excedentes de las instituciones “autónomas” como RECOPE y el ICE para facilitar los arreglos.
El problema hasta la fecha es que el ministro Fernando Herrero, en representación de la administración actual, solo habla de la necesidad de un aumento para el fisco, y no menciona los pasos que tomaría para reducir los derechos adquiridos; como resultado sus proyectos quedan empantanados en la Asamblea Legislativa.
El pueblo quiere un estado viable y es lograble. Pero es camino de doble vía, don Fernando.

Carlos Denton
[email protected]