Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 30 Octubre, 2009



Los chinos tocan la puerta

Los empresarios de todo el mundo saben que cuando los chinos aparecen las cosas se ponen rojas. La estrategia de los chinos no tiene indiferente a nadie, sean empresarios, gobiernos, intelectuales o ciudadanos que buscan descifrar los enigmas del dragón. ¿Hacia dónde se está moviendo China?
Hace poco leí una entrevista hecha al propietario de una reconocida industria costarricense cuyo centro de operaciones histórico es el “recauchaje” de llantas. Cuando aparecieron los neumáticos chinos, el empresario tiró la toalla y buscó refugio en un nicho específico. Hace pocas semanas el presidente Obama decidió aplicar un impuesto del 35% a los neumáticos chinos que ingresen a Estados Unidos. El Presidente tiene una amplia discreción para imponer cuotas o tarifas cuando se desbarata el mercado de su país.
China ha formulado una estrategia de exportaciones que le ha permitido altas tasas de crecimiento. La consistente protección al sector exportador es el centro de esta estrategia. Una política común es la de otorgar préstamos con bajas tasas de interés por bancos ligados al Estado. Otra política ha consistido en no permitir que su moneda se aprecie frente al dólar, permitiendo así que sus exportaciones puedan competir por bajos precios en los mercados internacionales. Mientras el dólar cae frente al euro y a otras monedas, los chinos cuidan que la suya se mantenga relativamente débil.
Otro factor es el aspecto laboral. “China tiene una enorme ventaja, ya que pueden ajustar el mercado laboral a los cambios con mucha rapidez”, afirma el economista Nicholas R. Lardy, del Instituto para la Economía Internacional en Washington. Además hay que resaltar la gran diferencia del costo de la mano de obra respecto a países desarrollados y en vías de desarrollo.
A pesar de la recesión, que alcanzó al dragón con menos fuerza que a la mayoría de los países desarrollados y emergentes, los chinos desplazaron a Canadá como el mayor suplidor de importaciones de Estados Unidos en el primer semestre de este año. Los chinos han reducido agresivamente los precios, permitiéndole sostener y penetrar mercados actuales.
China ahorra una alta proporción de sus ingresos por exportaciones, mientras que el consumo de la población es reducido. Sin embargo, poco a poco esto está cambiando, ya que crece el número de personas que está consumiendo más y exige mejor calidad. Por otra parte, la estrategia China se está orientando a inversiones fuertes en el exterior. Ya algunos países, como Australia, han establecido un tope del 15% de las acciones en manos foráneas cuando se trate de cualquier compañía de recursos naturales.
China desde hace décadas es el centro de la atención del comercio mundial, por lo que ignorarla no tiene sentido. Todo se resume en negociar con inteligencia y visión el tratado comercial con esta potencia, porque en el mundo de los negocios y de la política internacional el corazón, lamentablemente, no existe. El presidente Obama, cuando era candidato, describía así la relación con China: “No es ni nuestro enemigo, ni nuestro amigo. Ellos son competidores”.