Enviar
Sábado 24 Noviembre, 2012

Costa Rica tiene una riquísima variedad de especies botánicas como ruda, sábila, manzanilla, por citar algunas, aptas para investigaciones exhaustivas, y así desarrollar productos de gran beneficio para la humanidad


Los alacranes y las serpientes

Eliminar alacranes o serpientes, solo porque pueden dañar al hombre, o por cualquier otra razón, eliminar y extinguir cualquier especie viviente, es romper un orden natural y una agresión a nuestra propia integridad y seguridad existencial que nos brinda el fruto de la naturaleza.
Arrasar con las plantaciones de marihuana, por tratarse del producto para el narcotráfico, mientras que en otros países, a un alto costo las cultivan para elaborar productos medicinales, para luego ser comercializados, es una amenaza de extinción para esta especie botánica en nuestro país.
Costa Rica, rompiendo con su compromiso ambiental de resguardar las especies y los recursos naturales, atenta contra el espíritu que la distingue en el mundo entero, pues procede a la extinción de cualquier especie de marihuana que se cultive en el país, utilizando para ello una figura jurídica o protocolo de destrucción que no cuenta con ningún estudio preliminar de evaluación ambiental y otros.
Costa Rica es un país con una riquísima variedad de especies botánicas, tales como la ruda, la sábila, la manzanilla, solo por citar algunas de la inmensa variedad existente, que están perfectamente aptas para investigaciones más exhaustivas, y así desarrollar productos de gran beneficio para la humanidad en el campo de la medicina, la cosmetología y la nutrición.
En el caso de la marihuana, las investigaciones están centralizadas en detectar sus efectos nocivos, algo así como determinar que el veneno de las serpientes o los alacranes, es su esencia, olvidando su función en el sistema endémico y todo su lugar en las cadenas alimenticias y de otra índole.
Según datos extraídos de la red cibernética, el producto de una hectárea de marihuana, está cercano a los $2000.00 el kilo en el mercado internacional, y algunos países como Holanda, elaboran una mayor cantidad de variedades y aplicaciones elevando su precio en el mercado. Cada hectárea produce tres toneladas, es decir, 3 mil kilos, equivalentes a $6 millones a precio de mercado. Según esta misma fuente en Costa Rica se han exterminado alrededor de 500 hectáreas en los últimos años, en números redondos y plata tica ¢1.500 millones de millones, cifra que también se alcanzaría si se trabajara en el desarrollo de otros productos con esta planta, más nuestras especies botánicas y su industrialización. En vez de exterminar tan caros plantíos, lo pertinente es incluir esta especie en el potencial desarrollo de las investigaciones supra citadas.
Con toda nuestra botánica se puede desarrollar un fuerte mercado internacional. Un quintal de café ha llegado a tener un valor en el mercado cercano a los $2.000.00. Un quintal de especies botánicas cuesta una fortuna.


William Meneses Chaverri
Consultor ambiental