Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



ACCIÓN


¿Los dos perdieron?

Redacción La República [email protected] | Martes 29 abril, 2008



¿Los dos perdieron?

Lamentos, cólera, frustración y recriminaciones mutuas en Guápiles

Eduardo Baldares
[email protected]

Caras tan largas que las quijadas raspaban la grama. Ojos vidriosos, casi vueltos espejos en las caras desencajadas de los guapileños. Ceños fruncidos en los cartagineses. Verbos negativos.
Santos perdió la oportunidad de depender de sí mismo, y ahora necesita una combinación única: Derrotar a Liberia y que Cartaginés pierda en el Morera Soto.
Los brumosos no pudieron liquidar y el penal que estrelló Alexander Calvo en el poste, al minuto 87, lo sacaron a relucir todos, todos los entrevistados de LA REPUBLICA.
“Me tenía fe, le dije a Leonardo Ocamica que me dejara tirarlo y lo hice, pero lamentablemente no entró. Esto no me hace bajar la cabeza, sino que me motiva a entregarme al máximo en Alajuela, y lo bueno es que dependemos de nosotr
os mismos”, dijo Calvo.
Por su parte, el contención Esteban Granados lamentó la tarjeta amarilla que recibió y que le impedirá jugar el próximo domingo, y agregó que “serán dos bajas muy sensibles que sufrirá el equipo, pues tampoco estará Richard Mahoney (expulsado)”.
No obstante, el técnico Juan Luis Hernández opinó que “no importa, hemos jugado con 24 jugadores y estamos donde estamos, dependiendo de nosotros mismos, con 14 puntos de los últimos 18 disputados”.
Del otro lado, los guapileños lamentaron a más no poder el empate que los deja tan obligados y dependientes del “favorcito” rojinegro. “Costó mucho. Lamentablemente fallamos en la definición, pero no podemos dejar de luchar sino hasta el final, y ojalá sea con la permanencia asegurada”, comentó Federico Urrutia.
El portero Pablo Camacho la emprendió contra el árbitro Mario Barrantes, pues según él la anotación cartaginesa debió ser anulada. “Si esa entrada (de Leonardo Madrigal) no era falta, mejor me quito los guantes y me retiro del fútbol”.
También furioso con el silbatero, el técnico Marvin Solano rescató que su equipo se sobrepuso a momentos difíciles, como “estar durante diez minutos descendidos. Rescato el carácter del equipo, pero el próximo domingo tenemos que ser más resolutivos en definición”.

Colaboró: Mario Bolaños, corresponsal.