Enviar
Kevin Casas, ex vicepresidente de la República, considera que la situación es más grave de lo que aparenta
“Los costarricenses no se han dado cuenta de la gravedad de la crisis”

• Tras más de un año y medio de haber dejado el Gobierno, ex funcionario señala lo que a su parecer son algunos yerros de la administración Arias

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Volver de nuevo al país, lo añora; volver a la política nacional, dice no “desvelarlo”.
Después de casi un año y medio de haberse ido como profesor al Brookings Institution de Washington —un centro de investigación de políticas públicas—, Kevin Casas, ex vicepresidente de la República, regresó por una semana al país.
Por nueve días hizo un paréntesis en su rutina como docente y en la elaboración del libro en el que trabaja sobre los altos niveles de la inseguridad ciudadana y sus repercusiones en la democracia de América Latina.

¿Cuál es su valoración de la gestión de este gobierno?
El balance me parece positivo, ha habido logros importantes en todos los campos, desde el social hasta el de la política exterior.
Sin embargo hay áreas de debilidad también, me parece que hay un problema que se manifiesta con cierta regularidad, es más que todo de estilo político, y es que este es un gobierno que tiene poca apertura a aceptar críticas y a hacer autocrítica.
Y hay un problema más sustantivo, y es el descuido de este gobierno en materia ambiental, sin duda es generalizada la percepción de que hay una debilidad importante.

¿Por qué señala esto hasta ahora que ya no es vicepresidente?
Debo aclararlo, si yo hablo de estas debilidades no puedo ser tan hipócrita para exonerarme de esas responsabilidades, yo participé en esta administración y asumo mis responsabilidades.

Usted participó de manera activa en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, ¿a qué cree que se deba que gran parte de las metas ahí plasmadas no se puedan llegar a cumplir en lo que resta de esta administración?
Cuando hicimos este plan fue un ejercicio muy útil para poner a todos en sintonía y definir prioridades. Yo no creo que el Plan Nacional de Desarrollo deba estar escrito en piedra. El cambio de la coyuntura internacional afectó que algunas metas no se vayan a cumplir.
Pero además de esa razón, me parece que es difícil implementar un plan como este en un país donde la institucionalidad y el marco legal hacen imposible lograr algunas cosas.

¿Es el momento para convocar a una nueva Constituyente?
Me parece que es una discusión que el país necesita. Tenemos un Poder Ejecutivo débil, un Poder Legislativo atrofiado y en consecuencia también débil y un Poder Judicial en algunos sentidos hipertrofiado.
Pero al igual que hay que mejorar la gobernabilidad, tenemos que mejorar los mecanismos de elección, la representatividad y los procesos de toma de decisión del Estado.
Pero muy importante, esto merece discutirse seriamente, realmente me sorprende que se quiera limitar aquí a un tema de diez abogados.


¿Cuál es su percepción sobre la situación en Costa Rica ante la crisis económica internacional?
Las cosas que más me han sorprendido de estos días que he pasado por acá, es notar que en términos generales la gente en Costa Rica no se ha dado cuenta de la gravedad del problema en que estamos metidos.
El estado de la economía mundial es realmente muy serio, en Estados Unidos hay un sentido general de alarma, en Costa Rica aún la gente no hace conciencia sobre este problema; nadie sabe a ciencia cierta cuál va a ser la profundidad de esta recesión ni tampoco cuán robusta va a ser la recuperación cuando llegue.

¿Qué opinión le merece el Plan Escudo del Gobierno para hacerle frente?
Es un esfuerzo valioso, pero lo más importante es que la respuesta de Costa Rica ante la crisis es más viable, porque un mérito importante de este gobierno es haber invertido en aspectos sociales más que otro en los últimos 25 años.
La respuesta del gobierno hay que verla en función de la fortaleza que el país ha acumulado a lo largo de estos tres años, es un conjunto de medidas interesantes, pero me sorprendió no ver ninguna medida de tipo fiscal.

¿Aparte del vacío fiscal habrá hecho falta algo más?
Yo creo que este es el momento propicio para plantear en el país un seguro de desempleo, así sea de manera muy incipiente.
Ese seguro podría complementar el auxilio de cesantía, pero también promover que el Estado le ayude al trabajador a aumentar su capacitación, de manera que sea más fácil crear oportunidades de trabajo, para esto se necesita una gran negociación política.

Hablando un poco más de materia electoral, ¿a cuál candidato de Liberación Nacional le apuesta para la convención de junio?
A Laura Chinchilla.

¿Por qué a ella?
Yo tengo la más alta opinión de ella y de su trayectoria. Los costarricenses saben que es una mujer con una rectitud a toda prueba y con una mente muy organizada.
Además, sería un hito para nuestra democracia que una mujer llegara a ser presidenta por sus méritos.
A los otros tres aspirantes, les tengo un respeto también.

¿Cómo prevé el escenario en la contienda nacional?
Liberación Nacional tiene grandes fortalezas en las próximas elecciones, pero esto no hace que sea fácil de ganar para el partido.
Es de esperar una recuperación electoral de la Unidad Social Cristiana, por otra parte Acción Ciudadana ya es un partido consolidado, todo esto lo que arroja es que en 2010 volveremos a tener un Congreso muy fraccionado, lo que hará muy difícil para el próximo gobierno desarrollar su agenda política.
Ver comentarios