Enviar
La atención a las clases menos favorecidas es lo que centra la idea de trabajo de Laura Chinchilla, precandidata liberacionista
“Los ataques personales no me preocupan”
Integridad y experiencia forman parte de su carta de presentación, asegura aspirante

Carlos J. Mora
[email protected]


Con la solidaridad como caballo de batalla y la integridad y experiencia como escudo y lanza, Laura Chinchilla, precandidata de Liberación Nacional (PLN) les hace frente a los últimos días de precampaña, de cara a la convención verdiblanca del próximo 7 de junio.
Ella considera que estas son sus principales fortalezas que la diferencian de los restantes aspirantes Johnny Araya y Fernando Berrocal, aunque la lucha directa es con el alcalde josefino, quien se muestra en un virtual empate de acuerdo con la última encuesta de CID-Gallup elaborada para LA REPUBLICA.
Asimismo, estima que independientemente del resultado en la convención verdiblanca, el principal reto será mantener unido al Partido de cara a las elecciones de febrero, en 2010.
En una entrevista con este medio, Chinchilla conversó sobre sus apreciaciones de lo que será el final de esta contienda a lo interno de Liberación.

¿Qué significa este repunte de su tendencia en las encuestas a menos de tres semanas de la convención?
Es un reflejo de que vamos por buen camino y que hemos estado haciendo las cosas bien en las últimas semanas.
Refleja también que el esfuerzo, el trabajo y la mística con que hemos trabajado hasta ahora han dado sus resultados; desde mi trabajo hasta la estrategia en comunicación, estamos recogiendo la cosecha de ese esfuerzo realizado.

Hace unas semanas las encuestas no la favorecían. ¿Qué cambió en la estrategia en estas semanas?
Lo más importante fue que logramos presentarnos ante la gente.
El problema inicial fue que cuando empezamos la campaña preelectoral tuvimos muchas dificultades para presentarnos a la gente, de hecho los medios de comunicación no estaban muy empapados aún de la precampaña política.
Estamos hablando de que esto era en diciembre y enero, épocas en las cuales don Johnny Araya por el contrario tenía muchas actividades desde la Alcaldía en San José, y a esto se le sumó el hecho de que no podíamos pautar en medios de comunicación para dar a conocer cuál sería nuestra propuesta de trabajo que le presentaríamos a la gente.

¿En qué se va a enfocar en estas tres semanas de cara a la convención?
Vamos a sostener el ritmo, apuntando a articular la organización del día de la elección. Tenemos claro que nada logramos con el esfuerzo que estamos haciendo si no somos capaces de cosechar ese esfuerzo. A todo lo que hemos venido haciendo le sumamos los debates, estoy muy emocionada con esto, me gusta debatir y sé que después de los debates la gente verá más mi liderazgo.

En la encuesta de CID-Gallup para LA REPUBLICA se evidenciaba que la mayor parte de la gente que la apoya a usted posee educación secundaria y universitaria, mientras que a Johnny Araya lo apoyan personas con menos escolaridad, ¿vislumbra una estrategia para poder incidir en esa parte de la población?
Mi campaña va dirigida con un fuerte énfasis que es la solidaridad y lo social. Cuando hablamos de solidaridad y atención social nos referimos a las clases menos favorecidas de la población, de los más populares.
Estamos cosechando ya el apoyo de esta gente.

¿Por qué firme y honesta?
Estoy haciendo énfasis en mi campaña en mi liderazgo que es de calidad y en que tengo una gran integridad, aunado a la experiencia, ese mensaje les está llegando a todos los costarricenses.

Pero usted hace más énfasis en el tema de la honestidad…
Eso ha salido de la propia gente, nuestra estrategia se ha construido de la consulta a las personas en focus groups y eso es lo que la gente más acentúa en mi persona.

¿Se considera más honesta que Johnny Araya?
Yo no quiero caer en un juicio así, yo hablo por mí.
Yo lo que puedo decir es que en la construcción de mi campaña las personas vieron en mí elementos distintivos como lo fueron la experiencia, la firmeza, el liderazgo y la honestidad. Estos cuatro elementos usted no los encuentra en ningún otro precandidato del PLN ni en otro partido.

¿Teme que en el transcurso de estas últimas tres semanas la campaña vaya a subir de tono?
Es lógico que el tono suba al final. Debo decir que es algo que contemplamos por los primeros ataques que hemos visto, pero no nos preocupa, siempre y cuando ese tono implique un debate que al final dé como resultados elementos diferenciadores entre los precandidatos.
Es lo normal, cada quien trata de acentuar lo que caracteriza su propuesta; pero repito, los ataques personales e injustificados no me preocupan, la gente sabe quien es Laura Chinchilla y no duda de su integridad ni de la gente de su tendencia, lo que me preocupa es el futuro de la familia liberacionista, tenemos que mantenernos unidos para la contienda nacional.

¿Cuál es el reto por cumplir después del 7 de junio?
Hay dos retos, y van de la mano, uno ganar la convención y que terminemos con el partido unido.

¿Lo ve viable mirando el panorama actual?
Va a depender de la madurez con que cada una de las tres tendencias acepte el resultado. Yo espero que cada uno de los precandidatos respete la decisión democrática que tomen los liberacionistas ese día.
Ver comentarios