Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NACIONALES


Longevidad de costarricense destaca en el mundo

Redacción La República [email protected] | Martes 21 abril, 2009



El lado positivo
Nacionales se encuentran entre las tres poblaciones más felices del mundo, lo que genera mayor esperanza de vida
Longevidad de costarricense destaca en el mundo
• Altos niveles de consumo de recursos no suponen necesariamente alto grado de bienestar de acuerdo con estudio de la organización inglesa NEF

Yessenia Garita
[email protected]

El secreto de la buena salud está en vivir con felicidad.
Este podría ser el secreto por el cual los costarricenses tienen una alta esperanza de vida al nacer.
Los costarricenses viven más tiempo, en comparación con otros países de América Latina. Hoy en día, cada niño que nace tiene posibilidad de llegar, en promedio, hasta los 79 años.
Esto podría deberse a que el país se encuentra entre los diez más felices del mundo y el primero en Centroamérica, de acuerdo con el “índice de felicidad”, desarrollado por la Asociación Inglesa NEF junto a la ONG Friends of the Earth.
Este índice, desarrollado desde 1981, muestra que los altos niveles de consumo de recursos no supone necesariamente altos niveles de bienestar.
América Central es la región con las puntuaciones más altas. En estos países, se combinan la sensación de bienestar y la alta esperanza de vida al nacer, con una huella ecológica (impacto ambiental de la actividad humana.
En el ámbito mundial se han realizado estudios que demuestran que una persona feliz vive más años que una infeliz, porque la infelicidad o la depresión acortan la vida y su calidad.
De ello pueden dar prueba en Guanacaste. Los adultos mayores de la península pampera podrían estar entre los más felices del mundo, pues es en Nicoya donde viven los ancianos más longevos, de acuerdo con Luis Rosero, investigador de la Universidad de Costa Rica.
En esa región algunas personas superan los 90 años de vida. Por ello científicos buscan determinar características del modelo de vida de los pobladores de la zona.
“En Guanacaste esa mayor expectativa debe ser estudiada, pero puede estar asociada al clima, a la tranquilidad de la zona y a la exposición a ambientes muy naturales”, indicó María Luisa Avila, ministra de Salud.
Ser feliz es un determinante para cuidarse, disfrutar la vida y reducir el estrés.
“Hay claves importantes para aprender a ser feliz. Ser optimistas permite tener mejor salud mental, permite incluso aumentar la sobrevida de una persona con una enfermedad terminal”, dijo Alejandra Fajardo, psicóloga.
La riqueza y el des
arrollo de un país no es sinónimo de felicidad. Muchos de los países más desarrollados del planeta figuran en sitios bastante retrasados en este índice.
México, por ejemplo, ocupa el puesto 38, mientras que Brasil, Suiza y Estados Unidos se sitúan en los lugares 63, 65 y 150, respectivamente.
“La esperanza de vida al nacer larga es un indicador de bienestar social, acceso a los servicios de salud que no solo engloban la atención de la enfermedad, sino el acceso a agua potable, recolección de residuos sólidos y otros aspectos. Influyen muchos determinantes como la educación y la alimentación”, ex
plicó Avila.
A su juicio todavía faltan algunos aspectos por mejorar, entre ellos que las personas lleguen a la vejez sin enfermedades crónicas prevenibles.
“Debemos seguir en la línea de la promoción de la salud y la prevención, como estrategias complementarias a la atención de las enfermedades”, agregó Avila.