Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Londres estable nuevo récord moderno de contaminación

Bloomberg | Sábado 28 enero, 2017 12:40 pm

El alcalde de Londres emitió esta semana un alerta máxima sobre contaminación. Shutterstock/La República.


La mala calidad del aire de Londres estableció un récord moderno durante la racha de contaminación de esta semana, que se produjo cuando una combinación de frío y ausencia de viento atraparon emisiones sobre la capital.

Entre el 17 y el 24 de enero, más de 20 lugares registraron niveles que llegaron al límite de 10, en un índice que lleva el King’s College de Londres, el punto más alto desde que se inauguró el indicador en 2012, aseguró Andrew Grieve, un analista de la universidad.

La universidad se vale de sensores distribuidos a lo largo de la ciudad para medir distintos tipos de contaminación, tales como partículas y gases.

Los elevados niveles de contaminación van y vienen según lo que se conoce como episodios.

En diversos momentos de esta semana, la calidad del aire en Londres fue peor que en Pekín. En líneas generales, sin embargo, el aire de la ciudad china es mucho peor durante un período sostenido de tiempo.

Simon Birkett, director de Clean Air en Londres, afirmó que Pekín pronto superará a Londres, una vez que comiencen las celebraciones del Año Nuevo Chino.

“Tendrán un enorme problema de fuegos artificiales y las partículas se dispararán”, advitió.

Por su parte, Sadiq Khan, el alcalde de Londres, emitió una alerta máxima sobre contaminación. Es la primera que hace desde que asumió el cargo el año pasado.

Su alerta significó que los niveles eran de más del doble del límite legal por hora. Se recomendó que los niños jugaran en interiores.

El Reino Unido ha superado los límites de calidad de aire de la Unión Europea desde 2010. Londres superó su límite anual ocho días del año pasado. Este año sólo fueron cinco.

La alcaldía de Londres estima que alrededor de 9.400 muertes prematuras anuales son consecuencia de la toxicidad del aire.

Se han tomado algunas medidas: la compañía que fabrica los taxis negros londinenses obtuvo US$400 millones para desarrollar una versión eléctrica de la flota, que ahora funciona con gasoil. La alcaldía planea cobrarle a la gente que quiera conducir vehículos muy contaminantes en una zona del centro de Londres. Y se están utilizando más autobuses de dos pisos híbridos, mientras que se trabaja en las unidades más antiguas para reducir los contaminantes.