Enviar
Sábado 9 Noviembre, 2013

El nuevo gobierno deberá tener claro que la corrupción se acaba, con la certeza de que si no fuera así, nos obligarán a tomar las fuerzas necesarias para obligarlo a cumplir


Lo que nos sucede en el país


En Costa Rica nos estamos viniendo a pique. No es solo la corrupción, las drogas, los abusos, las violaciones lo que nos atormenta, sino son también los embates de la naturaleza que han hecho trizas nuestras carreteras y puentes que no han tenido mantenimiento por años.
Con tanto deterioro, necesitamos un plan de Reconstrucción Nacional si queremos recuperar las cosas perdidas, por lo que el próximo gobierno tendrá una prioridad: carreteras y puentes.
También ha llegado el momento de reconstruirnos íntegramente si de verdad, queremos cambiar el futuro de este país. Seamos menos egoístas y pensemos en aquellos que vienen atrás soñando con una nación realizable. Entonces, para que Costa Rica mejore y no sea más lo que estamos pasando, es tiempo de volver los ojos al futuro y conducirnos debidamente jalando parejos.
Hay que tener claro que este país es de todos y que es lo único que tenemos, nos agrade o no, hay que cuidarlo. Estamos en campaña política y tendrán que saber nuestros políticos que ha llegado la hora de abandonar las intransigencias y las disputas que a nada conducen y ponerse serios a respetar las leyes, nuestra Constitución y el sistema democrático que nos ha caracterizado.
No es el tiempo de complacencias, ni de si se está a favor del aborto que es un crimen, o de los “matrimonios” de los homosexuales que son anticonstitucionales. No podemos cosechar tanta monstruosidad solo por la amenaza de perder unos cuantos votos de majaderos.
Lo que deben tener claro quienes pretendan gobernarnos, es saber que los costarricenses tenemos un presente urgidos de un futuro mejor. A partir del año que viene, necesitamos un gobierno diferente a los que hemos tenido en estos tiempos. Necesitamos que sea exitoso, próspero, con perspectivas. Tienen que saber que esta tierra es nuestra y necesitamos cuidarla. Si queremos que Costa Rica cambie, todos tenemos que cambiar y no más paños tibios, ni placebos, ni habladas estériles que de nada nos han servido.
El nuevo gobierno tendrá que tener claro que la corrupción se acaba, con la certeza de que si no fuera así, nos obligaran a que tomemos las fuerzas necesarias para obligarlo a cumplir
Este país esta lastimado, urgido de solidaridad y sobre todo, de más respeto. El gobierno que venga, ante la corrupción, la impunidad, la negligencia, el destrozo de las carreteras y los desastres de la naturaleza, tendrá que reaccionar.
Hemos tenido muchos problemas, es cierto, pero la esperanza no se pierde. En la frontera Norte, los trabajos en la trocha tienen que continuar, así como el ferrocarril continuar su marcha hasta volver a comunicar nuestros océanos con el Valle Central.
Cerrar las puertas al narcotráfico y a los corruptos, es una prioridad. También, mejorar la infraestructura de las ciudades permitiendo un tránsito más dinámico y moderno.

Eliseo Valverde Monge

Médico