Enviar
Llueve sobre mojado en el CNP


Desde hace 20 años, cuando los gobernantes de este país vieron más fácil importar que producir algunos productos del agro que forman parte esencial de la dieta del costarricense, se dio un proceso de desmantelamiento del Consejo Nacional de la Producción (CNP).
Esa entidad se había creado para procurar la modernización y las soluciones para obtener eficiencia y competitividad en el sector agropecuario del país y la llegada de los Programas de Ajuste Estructural hace unas dos décadas no se debería haber ejecutado de manera irreflexiva y general, sin una inteligente visión que le evitara al país las serias consecuencias a que hoy se enfrenta en materia de granos.
Ahora, sin embargo, a causa de esas desacertadas decisiones, las funciones del CNP como ente fomentador de la industrialización agrícola y pecuaria entre otras, según su Ley Orgánica, se están transfiriendo a otras instancias como el Plan Nacional de Alimentos, a cargo en forma directa del Ministerio de Agricultura.
Más grave aún, además de haberse convertido en una especie de cascarón que no fue reestructurado y revitalizado como se debía oportunamente, en el CNP se siguen dando situaciones irregulares que este medio ha dado a conocer y ha comentado editorialmente, sin que se sepa nada aún en cuanto a la forma en que se estén investigando, si es que esto se está haciendo.
Dichas irregularidades deben aclararse a la opinión pública y esta deberá tener conocimiento de la forma en que se definirán responsabilidades y consecuencias.
Si en el pasado se cometieron errores estos deberían reconocerse y la mejor forma de hacerlo es tomar las medidas correctivas. Aunque traspasar parte de las funciones del ente desmantelado a otra instancia pueda parecer más rápido y menos complicado que dotarlo de nuevo de lo necesario para el cumplimiento eficiente de sus funciones, el país espera transparencia en la forma que se estén manejando las recientes irregularidades ocurridas en el seno del CNP.
El silencio en este sentido solo despierta mayores incertidumbres sobre la administración de una entidad estatal que hoy debería ser clave en la tarea de minimizar la actual crisis de alimentos que se avecina.
Ver comentarios