Llegó nueva solución inmobiliaria
Están lanzando el producto en Centroamérica, en unos 22 días estaría en suelo nacional, dijo Christian Villegas, director de Operaciones de CILC Centroamérica. Esteban Monge/La República
Enviar

Perfil Empresarial  Construcción

Llegó nueva solución inmobiliaria

Podrá construir un oficentro en un máximo de seis días

Construir unas oficinas, clínica o una casa en dos días, ya es posible. Una nueva tecnología denominada Flat Pack le permite desarrollar sus proyectos inmobiliarios en menor tiempo que una edificación común.
Se trata de estructuras modulares de acero y poliuretano en el centro, que se unen para formar campamentos profesionales o cualquier proyecto inmobiliario, dejando atrás los tradicionales contenedores.
Pronto este producto llegará a suelo nacional y centroamericano, de manos de la empresa CILC Centroamérica, que pretende ofrecer esta tecnología no solo como una opción más de construcción sino como solución para proyectos de primer orden que necesitan ser construidas rápido y a menor costo.
La tecnología Flat Pack es una estructura que puede compactarse y ser transportada con facilidad. Mientras los pisos son de madera o cerámica de acuerdo con el presupuesto del cliente.
La materia prima es a base de material reciclado, lo que permite que el costo sea más bajo que otras ofertas, el producto es procesado en Taiwán y solo algunos insumos para acabados finos se traen de Estados Unidos.

201306142325250.pag22.jpg
El costo por metro cuadrado ronda los $700, tomando en cuenta el material y la instalación.
La posibilidad de disminuir el riesgo de la inversión realizada en un oficentro es factible con la tecnología de esta estructura, ya que puede ser desarmada en su totalidad y aun así recupera el 97% de los materiales de la construcción.
Esto permite al inversionista trasladar su operación de locación sin tener que invertir mucho dinero, explicó Christian Villegas, director de Operaciones de CILC Centroamérica.
La construcción de un edificio o casa tardará unos dos días y tendrá una vida útil de unos 40 años.
Los siguientes pasos de la CILC con esta tecnología es ofrecer más que una oficina, sino que también el producto se convierta en una solución para el sector público y habitacional.
“Por ejemplo un Ebais o escuela puede estar operando en cuestión de horas, lo que apoyaría la capacidad del Estado de reaccionar y proveer una solución en el momento en que se ocupa”, dijo Villegas.
Esta tecnología la han usado empresas públicas en el país, en obras más simples pero ahora llega para masificarse en otras áreas.
La empresa CILC espera vender de hoy a un año unos $10 millones en el país, y en Centroamérica $25 millones.

María Fernanda Cisneros
[email protected]

Ver comentarios