Llegó el gran día
Enviar
Llegó el gran día

El pasado 26 de marzo será sin duda una fecha especial para el deporte de nuestro país, se vivió uno de los días más importantes en toda su historia con la esperada inauguración del nuevo Estadio Nacional.
No me cabe la menor duda de que esta moderna e imponente infraestructura deportiva ha sido lo mejor que han visto los costarricenses en este campo.

Lo anterior se ratificó al ver primero por la televisión y luego personalmente las caras y los gestos de cada una de las personas que iban ingresando a nuestro estadio nacional sin distingos de edades, género y clases sociales.
En lo personal y durante tantos años de estar ligado a la actividad deportiva como atleta y dirigente, nunca había sentido una sensación como la que viví ese día, pues era realmente una fiesta nacional.
Sentí orgullo al observar tantos medios de prensa nacionales e internacionales dándole cobertura a este hecho histórico, así como a familias unidas captando en sus cámaras fotográficas los mejores ángulos de la infraestructura y los mejores momentos de todo el espectáculo brindado por los organizadores, que incluyó presentaciones extraordinarias de la cultura china como la espectacular interpretación de los “mil brazos de Buda”.
También fue un deleite para la vista de las 35 mil personas los fuegos artificiales complementados con excelentes juegos de luces al ritmo de la música y, lo más importante de todo esto, saber que fue producción costarricense.
Este nuevo estadio dio de qué hablar desde antes de su construcción y no me cabe duda de que lo seguirá haciendo, pues mañana una Selección de primer mundo como lo es Argentina estará ahí y ya se habla para el mes de setiembre de la posibilidad de que nos visiten otras potencias como Brasil, España, Italia, etcétera.
Estoy seguro de que lo mismo sucederá en el campo artístico donde hasta unas 50 mil personas podrán disfrutar de un espectáculo de primer mundo.
En relación con el partido inaugural, sin duda el mejor recuerdo se lo llevará Alvaro Saborío al ser el primer anotador en esta joya deportiva, ya que el marcador solo fue bueno desde el punto de vista diplomático… nadie perdió.
De mi parte quiero agradecerle con mucha humildad a tanta gente que me externó su cariño, agradecimiento y reconocimiento por el trabajo realizado, el cual hago extensivo a quienes me acompañaron a sacar adelante esta enorme responsabilidad, mención especial a don Oscar Arias por su confianza, estoy seguro de que al igual que yo, la mayoría de los deportistas de este país le reconocerán que gracias a su voluntad política y su visión a futuro hoy tenemos este coloso deportivo de primer mundo.
El sábado al oír a la gente en sus butacas diciendo “parece que estamos en otro país”, “esto sí es un estadio de verdad” y ayer domingo escuchar a un atleta extranjero: “Esta pista no es para correr, es para volar”, solo me queda pedirles un gran favor, cuidemos nuestro Estadio Nacional para que por muchos años siga siendo motivo de inspiración y orgullo para todos.

Osvaldo Pandolfo
Integrante de la Galería del Deporte
Para La República


Ver comentarios