Enviar
Empresarios se beneficiarán con soluciones que ahorran costos en equipos informáticos
Llega aguacero de cómputo a distancia
Nuevas tecnologías se consolidan en el país mediante unión de Microsoft, Racsa e ICE

Ante el pronóstico de un aguacero de servicios innovadores, se recomienda que empiece a deshacerse de los inmensos servidores informáticos que ocupan demasiado espacio en su empresa, olvidarse de los metros y metros de cables enredados propios de las redes de cómputo, e incluso se emite una alerta para que se prepare a olvidarse de la computación tradicional.
Las medidas anteriores rigen de manera inmediata, pues la revolucionaria tecnología que permite a los usuarios acceder a sistemas de cómputo a distancia ya tocó territorio nacional y trae ráfagas de servicios que permitirán a cualquier persona guardar sus datos importantes en redes informáticas resguardadas en edificios especialmente construidos para ese fin, brindando seguridad y confidencialidad.
Este fenómeno es llamado Computación en la Nube y tendrá un fuerte repunte ahora que tanto el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) como Radiográfica Costarricense (Racsa) han decidido competir para atraer clientes y beneficiarlos con estos productos, cuyo principal atractivo es la reducción de costos asociados al mantenimiento de los sistemas de cómputo.
En el caso del ICE, Guatuso de Cartago será el centro de operaciones desde donde ofrecerá a todo tipo de empresas la administración de sus sistemas informáticos de manera remota, así como servicios de custodia de datos e incluso servidores físicos.
Esas facilidades permitirán a las compañías enfocarse en su negocio y despreocuparse de todo lo que no tenga que ver con su actividad principal.
La estructura física desde donde se ofrecerán estos servicios se denomina Centro de Datos de Internet (CDI), y el del ICE iniciará su funcionamiento a partir de diciembre en un edificio antisísmico y a prueba de fuego.
Racsa, por su parte, le pisa los talones al ICE y esta semana inaugura su propio CDI, aunque el abanico de servicios es un poco más modesto, pues se enfoca en dos servicios específicos.
Uno de ellos ofrece la posibilidad de que las compañías se olviden de las computadoras tradicionales en sus centros de trabajo y en su lugar se instalen terminales simples desde donde los empleados pueden utilizar los programas que necesitan a través de Internet.
El otro servicio consiste en un escritorio virtual, similar al de cualquier computadora, con la diferencia de que se puede ingresar a él desde cualquier lugar con acceso a Internet.
Tanto el ICE como Racsa laboran muy de la mano con la gigante de tecnología Microsoft, con el fin de crear plataformas de trabajo conjunto y eventualmente posicionar servicios comunes.
Así, la tormenta de innovación se encuentra en su máximo apogeo en el país. “La nube” poco a poco se expande alrededor del mundo y los empresarios deberán decidir si permiten que los alcance o prefieren quedarse al margen, secos de las nuevas tecnologías.



Rommel Tellez
[email protected]
Ver comentarios