Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 1 Agosto, 2012


Llamar a los chinos; ¿una solución?


En estos días viajé al aeropuerto en un carro de Taxis Unidos y estuve conversando con el chofer de los problemas de la carretera Bernardo Soto, incluyendo el ahora famoso puente de La Platina y el hueco cerca del Mall Cariari. Me informó que él y sus compañeros tenían la solución de ambos problemas.
“Mire, señor, lo que hay que hacer es llamar a los chinos. En una semana tendrían ambos problemas resueltos. Eso sí, no se podría ni siquiera permitir acercarse ningún empleado del MOPT mientras que hagan los arreglos, porque terminarían estorbando”. Me dijo que él y todos sus compañeros de la compañía creían que era la única solución. Mi reacción fue de risa, pero francamente después de ver la total incapacidad del Ministerio de Obras Públicas en lo que es el mantenimiento de esta vía me puse a pensar.
Si vinieran los chinos para arreglar la Bernardo Soto, mientras que estuvieran en el territorio nacional ¿no podrían ayudar con otros problemas? Hay 60 puentes Bailey instalados donde el MOPT no ha logrado reponer los originales que colapsaron, incluyendo uno inaugurado por los presidentes de Panamá y Costa Rica en Sixaola recientemente. ¿No nos podrían ayudar de una vez con todos los puentes? Y mientras están en Costa Rica, ¿no podrían completar la circunvalación norte? También quizás nos pudieran hacer el favor de poner los rieles para el ferrocarril a Alajuela —para ellos sería una tarea de dos o tres meses. La Interamericana Sur entre Palmar Sur y la Frontera está en malas condiciones, y las pistas de todos los aeropuertos pequeños también están en mal estado. ¿Podrían de una vez atender estos problemas?
En los tres meses que estarían para arreglar carreteras y puentes, ¿no nos podrían hacer el favor de construir la torre faltante en el Hospital Calderón Guardia? ¿Qué tal la pista de rodaje sur del Santamaría? Después ¿no podrían levantar un edificio nuevo para la Asamblea Legislativa de una vez, para hacer la vida de los legisladores más eficiente?
Según se extendía la lista se me ocurrió, ¿por qué no quitar todos los trabajadores del MOPT y convertir los edificios (ellos pueden realizar la tarea) que tienen en Plaza González Víquez en barracas para los trabajadores chinos que vendrían a ayudarnos? Se podría dejar un Ministro allí que pudiera fungir como edecán del constructor chino; este tendría la tarea de coordinar con otras instancias del gobierno, “hacer las vueltas” para las visas de los constructores, y en general velar por su bienestar. Por supuesto que tendría que ser bilingüe en mandarín y español, pero aquí ya hay varios con esa capacidad.
La construcción del Estadio Nacional provocó un cambio radical en la percepción que tienen los costarricenses de los chinos; en la actualidad hay opiniones muy positivas y respetuosas hacia ellos y sobre todo de su capacidad organizativa y de su vocación hacia el trabajo. ¿Por qué no pedirles que ayuden con tantos proyectos atrasados que hay?

Carlos Denton
[email protected]