Enviar
Livni se perfila como sucesora de Olmert

Partido gobernante en Israel elige hoy candidato a la primera magistratura

Jerusalén
EFE

Tzipi Livni, titular de Exteriores, se perfila como la primera opción para tomar las riendas de Israel si se confirman los pronósticos y gana las elecciones internas con las que el gobernante partido Kadima se dota hoy de nuevo líder.
La cita sirve para sustituir como máximo dirigente de esa formación al primer ministro, Ehud Olmert, cuya dimisión por varios escándalos de corrupción ha hipotecado el futuro político del Estado judío y, por extensión, de la negociación con los palestinos.
Más de 72 mil afiliados a Kadima están convocados a las urnas, en las que Livni se enfrenta a otros tres aspirantes, entre quienes el titular de Transportes, Shaul Mofaz, es su principal rival para liderar el partido y sustituir también a Olmert al frente del país.
El liderazgo de Kadima -una formación creada en 2005 por el ex primer ministro Ariel Sharón con el ala menos radical del conservador partido Likud y alguna figura histórica del laborismo como el actual presidente del Estado de Israel, Simón Peres- no le daría en principio a Livni más que la oportunidad de tratar de conservar la mayoría gubernamental.
Para alcanzar esa meta, Livni se encontrará con escollos mayores, pues, en el caso de que aglutine hoy al menos el 40% de los votos necesario para evitar una segunda vuelta -los sondeos le otorgan el 47 frente al 28 de Mofaz-, debe convencer a los socios parlamentarios de Kadima de que no dejen caer el gobierno.
La principal amenaza no procede del más nutrido de esos apoyos, el Partido Laborista, pese a que su líder, Ehud Barak, desencadenó el actual proceso al amenazar con retirarse de la mayoría gobernante si Olmert no abandonaba el liderazgo de Kadima y del ejecutivo.
El líder laborista, que también ejerce la cartera de Defensa, ha anunciado que respaldará al sustituto de Olmert en Kadima -sea cual fuere- por lo que, salvo sorpresas, su partido permanecerá en el gobierno.
Diferente es la postura del partido ultraortodoxo sefardí Shas, el segundo mayor socio parlamentario de Kadima y cuyo mentor espiritual, Ovadia Yosef, ha mostrado preferencias por Mofaz.
Shas exige que, a cambio de su respaldo, el sustituto de Olmert apruebe ayudas familiares de las que sobre todo se beneficiarían los ultraortodoxos, algo que a Livni le resultaría difícil de satisfacer porque juega la carta de la transparencia, contraria a cualquier gesto que se pudiera interpretar como un soborno político.
También ha mostrado sus preferencias la Autoridad Nacional Palestina (ANP), aunque en sentido contrario al de Shas.
El jefe del equipo palestino en el proceso de negociación con Israel, Ahmed Qurea, expresó el pasado fin de semana su apoyo a Livni, que junto a Olmert -y en contraste con el duro Mofaz-, es el miembro del ejecutivo que ha apoyado con mayor fuerza la necesidad de un lograr un entendimiento con los palestinos.
Tanto un gobierno liderado por Mofaz como, en caso de que Livni no mantuviera la mayoría gubernamental, el que saliera de unas elecciones anticipadas -en las que el líder del Likud, Benjamín Netanyahu, tiene posibilidades de alzarse con la victoria-, podría suponer un parón en seco al proceso negociador.
Una negociación que israelíes y palestinos acordaron el pasado noviembre en la cumbre de Annapolis (Estados Unidos) y que, de la mano de Olmert y Livni, entró este mes en su último tercio sin garantía de éxito pero con la voluntad de las dos partes de no arrojar la toalla.
Ocho meses después de que iniciaran la negociación -y a cuatro de que cumplan el plazo que se dieron para alcanzar a fines de año un acuerdo de paz que conduzca a la creación de un Estado palestino-, ambas han cubierto ya los dos terceras partes del proceso, pese a que lo alumbraron y lo conducen en un clima de escepticismo general.
En palabras de Saeb Erekat -jefe negociador palestino y uno de los principales asesores del presidente de la ANP, Mahmud Abas-, el objetivo sería que “estemos cerca o lejos de un compromiso, podamos seguir gestionando la situación”.
Ver comentarios