Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NACIONALES


Limón: Plan B

Danny Canales [email protected] | Lunes 24 enero, 2011



Victoria de Ronaldo Blear trunca plan para concesionar muelles existentes
Limón: Plan B

Puertos actuales serán modernizados por Japdeva, mientras entra a operar terminal de contenedores
Errores del Gobierno contribuyeron al fracaso del plan de concesión de Moín y Limón


La reelección de Ronaldo Blear al frente del sindicato portuario del Caribe obliga al Gobierno a replantear la estrategia de entregar sus operaciones a la empresa privada, pues la cúpula sindical tiene el poder para cumplir su promesa de impedir la concesión de los muelles de Limón y Moín.
El Plan B a corto plazo debe llevar a la presidenta Laura Chinchilla a conseguir recursos para adquirir equipo que mejore la operación de los puertos, mientras se concluye la concesión de la nueva mega Terminal de Contenedores en Moín.
Este proyecto, que será desarrollado por un grupo holandés, eliminaría la congestión portuaria después de 2015. Consiste en una obra distinta a la concesión de los puertos existentes.
El plan alternativo que impulsará el Gobierno mantendrá al sindicato coadministrando los muelles junto a la gestión de Japdeva, al menos por ahora.
La principal medida que incluirá este plan comprende la inversión en equipo nuevo, incluidas dos nuevas grúas móviles, así como remolcadores y lanchas piloto.
Para sufragar esas inversiones, Japdeva solicitará un aumento de tarifas para los servicios portuarios entre un 20% y un 25%, anunció Allan Hidalgo, presidente ejecutivo de Japdeva.
También impulsará una reestructuración de la institución, para eliminar la duplicación de puestos que existe.
La idea es trasladar al menos 400 empleados, ya sea a otras instituciones de la provincia, o promover la liquidación de los que deseen abandonar la entidad, a cambio del pago de sus prestaciones.
Sin embargo, ese plan es objetado por Blear, quien adelantó que no permitirá que se toque al personal portuario.
En lo que a un eventual puerto de cruceros se refiere, el Plan B no ofrece ninguna solución, al menos por ahora.
El fracaso de la concesión de las operaciones de Limón y Moín se les atribuye a errores cometidos por el Gobierno, que les generaron duda a los limonenses, como el incumplimiento del proyecto Limón Ciudad Puerto, que promovía una inversión de $90 millones para el desarrollo de la infraestructura de la provincia.
Sin embargo, las obras no han comenzado, pese a que el presupuesto fue aprobado hace casi dos años.
Además, la administración Chinchilla no mantuvo un contacto consistente con los líderes limonenses, para mostrar su compromiso en promover el proyecto de la concesión de los puertos actuales, acusó Douglas Brenes, candidato que enfrentó a Blear.
En contraste, el Gobierno anterior le había dado la tarea de promover el proyecto a Marco Vargas, entonces ministro de Coordinación Interinstitucional.
No obstante el traspié de la concesión, los representantes del sector productivo reclaman al Gobierno que no eche por la borda el plan de modernización portuario.
La deficiente operación incrementa los costos de producción, dicen ellos.
El poder que tiene el sindicato sobre los muelles del Caribe le fue otorgado por gobiernos anteriores, al incluir en la convención colectiva un capítulo que le concede la última palabra en temas laborales.
Blear sabe muy bien el dominio que tiene y en su discurso de triunfo le mandó el mensaje muy claro a la presidenta Laura Chinchilla, de que “de hoy en adelante no existirá más la palabra ‘concesión’ en Limón”.
Las medidas incluidas en el Plan B serían para dar una solución paliativa a los usuarios del puerto, mientras entra a operar la Terminal de Contenedores en 2015.
Para ese momento, se espera que los tiempos de espera en el desembarque de un buque que hoy es de 20 horas en promedio pase a cero horas, detalló Hidalgo.
La obra se adjudicaría en dos o tres semanas y comprende la construcción de un puerto con cinco puestos de atraque, 13 grúas y un calado de hasta 15 metros, suficiente para atender barcos Post Panamax, que tienen capacidad para trasladar hasta 12 mil contenedores a la vez.

Danny Canales
[email protected]