Limitarían alzas en educación universitaria
“El proyecto de ley establece normas que atentan contra los mismos intereses de los estudiantes, exacerbando la demanda de servicios educativos baratos, provocando problemas de calidad y retracción de la oferta”, afirma Silvia Castro, rectora de la Ulacit. Gerson Vargas/La República
Enviar

Bajo el supuesto de que el costo de la enseñanza superior privada aumenta de forma “antojadiza” en muchas ocasiones, diputados de todas las fracciones limitarían los aumentos que las universidades cobran a los estudiantes cada cuatro meses.
La idea es convertir al Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada (Conesup) en un órgano técnico, que evalúe, fiscalice y valore la conveniencia de subir las tarifas de materias, matrícula y otros costos administrativos, solo si se justifica.
Se pretende de esta forma que dicha institución copie el modelo de gestión de la Aresep, en el cual, se requieren documentos técnicos y una audiencia pública para que se validen las alzas solicitadas por las casas de enseñanza superior.
A criterio de los legisladores, el Conesup actualmente es “como de mentirillas”, ya que supuestamente no puede denegar los aumentos y además, no lleva a cabo audiencias públicas.
“Tenemos reportes de universidades que de un cuatrimestre a otro, han aumentado cursos en un 50%, a pesar de que no hacen una mejora significativa en sus servicios que justifique el alza”, dijo José Ramírez, diputado del Frente Amplio.
La propuesta fue dictaminada de manera unánime por diputados de todas las fracciones a finales de la semana pasada y se podría votar pronto en el Congreso.
Otro aspecto de la denominada ley de solidaridad de la educación universitaria privada, es que las casas de enseñanza superior estarían obligadas a reservar un 12% de los cupos a estudiantes becados.
El proyecto de ley no fue consultado por los diputados a las universidades privadas; sin embargo, representantes del sector se oponen porque se estaría legislando bajo premisas falsas, según argumentan.
Por ejemplo, que las universidades privadas están repletas de alumnos de clase media y que no hay control sobre el costo de los servicios que se dan.
“El Conesup ha denegado en múltiples ocasiones las solicitudes de alza de tarifas”, aseveró Silvia Castro, rectora de la Ulacit.
Por otra parte, temen que esta ley afecte la calidad de la educación superior privada.

201511172032440.8-recuadro.gif

 



Ver comentarios