Enviar
Líderes europeos debatirán nuevas reglas para la zona

Los gobernante europeos celebrarán el 7 de mayo una cumbre extraordinaria para debatir nuevas reglas de gobernanza económica en la Eurozona, tras la operación de ayuda financiera a Grecia lanzada el domingo, la primera en la historia del euro.
El presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, dejó claro que los primeros ministros no tendrán que decidir nada en relación con la asistencia a Grecia, porque “la decisión se ha tomado hoy”.
Según Juncker, habiendo sido ellos quienes diseñaron el pasado 11 de abril el mecanismo de asistencia que ayer se puso en marcha, “no hay nada anormal” en que quieran volver a reunirse los máximos responsables del euro para intercambiar puntos de vista.
La iniciativa de la reunión de líderes corresponde al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien había barajado hasta ahora una fecha “en torno al 10 de mayo”.
En varias ocasiones Juncker subrayó que “el Eurogrupo ha decidido esta tarde” y que los líderes “no volverán sobre esta decisión” cuando se vean el viernes próximo.
Todo lo más, los gobernantes europeos intercambiarán información sobre los trámites que cada uno tiene que seguir a nivel interno con el fin de hacer efectivo el dinero.
Antes del primer desembolso tendrán que completarse en algunos estados miembros, empezando por Alemania que soportará la contribución principal, los trámites parlamentarios y administrativos para la concesión de los préstamos bilaterales.
Juncker dejó claro que las autoridades griegas tendrán el dinero a tiempo para el 19 de mayo, fecha en que vence un monto importante de obligaciones y bonos.
Tras anunciarse el domingo en Atenas los términos del programa de ajuste trienal (2010-2012) pactado entre las autoridades griegas y las instituciones internacionales (CE, BCE y FMI), los ministros de Finanzas de la zona euro llegaron esta tarde en Bruselas a un acuerdo sobre el montante de la ayuda internacional que concederán a Grecia.
El paquete asciende a 110.000 millones de euros, de los cuales 80.000 millones será desembolsados por los miembros de la zona euro en forma de préstamos bilaterales.
El comisario europeo de Asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn, indicó que el tipo de interés estimado para los préstamos europeos rondará el 5%, como ya se había anunciado.
El mecanismo de seguimiento previsto contempla revisiones trimestrales de la reducción del déficit griego, la primera de las cuales tendrá lugar antes de las vacaciones de verano, según el comisario.
Rehn admitió que el compromiso contraído ayer por los quince socios de Grecia implica que todos han tomado conciencia de la importancia de cumplir estrictamente los programas de estabilidad y las promesas de reducción de los déficit excesivos.
Según Rehn, el 12 de mayo la Comisión Europea hará recomendaciones al respecto que afectan a “otros países” de la zona con abultados números rojos.
Subrayó, no obstante, que Grecia “es un caso especial, que no se puede comparar con ningún otro”, pero auguró un “debate muy serio” tanto en el Eurogrupo como entre los Veintisiete sobre la necesidad de disciplina fiscal.
Por su parte, el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, recordó la defensa que el banco siempre ha hecho de la aplicación “rigurosa y permanente” del Pacto de estabilidad y crecimiento, que fija las reglas de disciplina presupuestaria.
Tanto Rehn como Juncker rechazaron que la decisión de este domingo suponga de una manera u otra que Grecia ha quedado “bajo tutela” de la UE.
”Grecia no está bajo tutela; hemos concluido un programa, un acuerdo, que será ejecutado. Estamos en un sistema de solidaridad que no es de vía única”, afirmó el presidente del Eurogrupo.

Bruselas /EFE
 
Ver comentarios