Enviar
Liderazgo trascendente

Una persona que interpreta correctamente las necesidades de los jugadores y les brinda una respuesta en el modo apropiado y en el tiempo preciso, tiende a ser seguida por ellos. Si las carencias son profundas, las respuestas de los líderes también deben ser profundas.
Si las urgencias son materiales alguien con recursos puede cubrirlas. Pero si el faltante es de ideales o de motivación para ofrecer el esfuerzo supremo, los líderes tendrán que recurrir a lo más profundo de sí mismos, a su esencia, para encontrar respuestas que energicen de nuevo a las otras personas. Así surgen diferentes tipos de líderes.
Están los que aportan ideas útiles para resolver problemas y son seguidos por quienes los padezcan, en tanto estos sean resueltos, por lo que serán recordados con gratitud. Son innovadores, convincentes y apelan a la aceptación de sus ideas por parte de los seguidores. Su inteligencia es apreciada. Agregan valor cuando hay que definir rumbos de acción.
Otros brindan soporte emocional, ya sea para consolar el dolor, unir voluntades o inspirar ante una tarea; serán apreciados como motivadores que tocaron los sentimientos dormidos para entrar en acción. Se caracterizan por su humildad y solidaridad. Apelan a la emoción para convencer cuando los demás dudan si deben dar un paso al frente para emprender una nueva meta. Agregan valor en situaciones que requieren activar la voluntad colectiva por una causa.
Finalmente, están los que surgen ante crisis morales, de incapacidad para convivir, de decepción ante un futuro incierto o un entorno plagado de actitudes irracionales, violentas y pesimistas. Estos no aportan recursos, soluciones a problemas inmediatos, ni acciones basadas en emociones. Su contribución es transformar la conciencia e inspirar la esperanza en quienes sufren la pérdida de la misma.
Este tercer tipo de líderes son los que levantan la voz y advierten: “¡Devolvámonos, estamos en el camino equivocado!”. Son los primeros en rectificar rumbos y conductas. Actúan apegados a sus convicciones, al costo que sea necesario. Su adhesión a los principios más altos de convivencia y su compromiso con el desarrollo sustentado en valores, tocan el alma de los demás y los movilizan hacia cambios radicales. Ciertamente, no surgen muchos de estos en ambientes complicados como los actuales, pero nunca olvide que usted puede ser uno de ellos, pues en su conciencia podría estar precisamente lo trascendental para los otros.

German Retana
[email protected]
Ver comentarios