Liceo de Costa Rica dejó de ser la cuna del baloncesto nacional
El Liceo de Costa Rica fue durante muchos años el máximo referente del baloncesto nacional, hoy el deporte en la institución ha dejado de practicarse de manera competitiva. Archivo/La República
Enviar

Si retrocedemos a los años de oro del baloncesto nacional, sin duda alguna, tendríamos en la mente la imagen de uno de los equipos con mayor tradición como lo es el “Expreso Rojo”.

El Liceo de Costa Rica fue una de las instituciones encargadas de promover el baloncesto en el país, que por mucho tiempo fue el segundo deporte más practicado y seguido.

En 1905, el profesor Gustavo Michaud, fue el encargado de promover el deporte en el Liceo, donde los estudiantes comenzaron a familiarizarse con los aros y el balón.

Si bien es cierto, el equipo de baloncesto de la institución que participaba en la Liga Superior de Baloncesto (retirado en 2016), estaba compuesto por egresados y por jugadores de otros equipos, los principales representantes fueron parte de la institución académica.

La falta de patrocinadores y el poco apoyo han afectado notablemente el desarrollo y la promoción de la disciplina.

ACCIÓN visitó el Liceo de Costa Rica, y conversó con Martín Torres, director de la institución, con profesores de educación física y un exjugador de baloncesto para conocer el trabajo actual y las limitaciones en cuanto el desarrollo deportivo que existe con respecto a la práctica y promoción del deporte.

A primera vista, el gimnasio del centro educativo no tiene instalados los aros que se utilizan para que los jóvenes practiquen baloncesto. Según su director, desde hace aproximadamente dos años el gimnasio está en proceso de mejoras.

“La junta directiva cuenta con el dinero, llevamos haciendo mejoras; sin embargo, no ha sido fácil hacer las cotizaciones para las mejoras del gimnasio”, explicó Torres.

Ante la falta de espacio o materiales, los profesores de educación física imparten cursos predeportivos de baloncesto.

“Antes el Liceo de Costa Rica tenía una estructura enorme, me trajeron por medio de un sistema de becas que tenía la institución. Del Liceo propiamente éramos seis o siete jugadores, los demás eran muchachos de Limón y Guanacaste que se traían, se les daba vivienda y el incentivo era otro”, comentó Roberto Víquez, egresado y actual jugador de Maxibaloncesto del Liceo de Costa Rica de 35-40 años.

Víquez comentó que los grandes logros que obtuvo el Liceo fue en su época de estudiante, cuando campeonizaron invictos en las categorías C, B y A. Al equipo se le conoció como el “Expreso Rojo” al ser imparable.

En los 90, llegaron universidades con mayor poder adquisitivo que tomaron los mejores basquetbolistas, ofreciéndoles becas y dinero, lo cual causó una migración de jugadores.

En la actualidad, los liceístas buscan colocarse nuevamente en el radar, especialmente con equipos de jóvenes en Juegos Nacionales.

La problemática surge cuando estos jóvenes talentos son absorbidos por otros equipos o incluso deportes.

“Un claro ejemplo es Paulo César Wanchope. En sus inicios, él estuvo acá y le ofrecieron irse al Seminario en su etapa de basquetbolista, y como le ofrecieron mejores condiciones, decidió irse”, manifestó Luis Cuadra.

Los profesores reconocieron que el Liceo de Costa Rica ahora busca promocionar otros deportes, entre ellos la natación, atletismo y voleibol para nombrar algunos.
 



Ver comentarios