Liberia carburó y venció
Al veterano Mario Camacho le regalaron medio centímetro y anotó el empate. Archivo/La República
Enviar

201511152323200.REC36.jpg
El gol de Fabrizzio Ronchetti al minuto 8 fue mero espejismo; es más, nació de un grueso error del defensa José Sosa, quien atrasó el balón a su portero Guillermo Moreira, a quien madrugó “Chiqui” Brenes, quien le salió a su espalda como fantasma, le quitó la pelota y del enredo se aprovechó Ronchetti para rematar a la red.
La temprana anotación de los azules no desconcentró a los de casa, repletos de talento en su cintura y la técnica y los toques de Solórzano, García, Cordero y Chévez empezaron a hacer mucho daño a la retaguardia brumosa, con un Rodrigo Garita improvisado en el carril izquierdo donde se convirtió en un colador.
Por su parcela entró el empate al minuto 32; Bryan Solórzano lo desafió, Garita vendió su posición y el liberiano ganó la línea de fondo y centró justo al primer palo, donde Mario Camacho con su cabeza desvió a la red. Un minuto después el portero Luis Torres lesionado, dio paso a Carlos Martínez.
El problema para la defensa azul fue que el mediocampo liberiano toca y enfrenta; sus jugadores pican, driblan, se juntan y asocian y son puro veneno. Entonces Cartaginés se replegó por instinto sin renunciar al contraataque y en el cierre del primer tiempo tuvo oportunidades en las piernas de Garita, “Chiqui” y Danny Fonseca, desaprovechadas.
En la segunda parte Liberia liquidó temprano; al minuto 3, Luis Diego Cordero prendió un mortero distante a pase atrasado del “Coco” García y el bólido le rompió los guantes al novel Martínez que ni lo vio pasar. Cuatro minutos después, a un centro largo de Solórzano llegaron Camacho a concretar y Darío Delgado a despejar. Ninguno logró su propósito, la bola quedó suelta y de nuevo Cordero la empujó plácidamente a la red ante la salida agónica del portero Martínez.
Para Cartaginés, el 3-1 era más pesado que el clima; el técnico César Eduardo Méndez ordenó variantes, entraron Álvaro Sánchez y Alejandro Aguilar; el primero generó peligro desde el flanco izquierdo; Ronchetti y “Chiqui” recibieron balones en procura de descontar; Moreira le desvió un trallazo a Darío Delgado, y el 3-2 lo metió muy lindo Aguilar en el minuto 90, un baño a Moreira, demasiado tarde para la reacción.
Liberia convenció, jugó como en los mejores tiempos de Orlando de León, mérito de su nuevo timonel, Erick Rodríguez y ganó con todo merecimiento.



 



Ver comentarios