Liberan a empleados de Coca-Cola en México tras retención
Enviar

Liberan a empleados de Coca-Cola en México tras retención


Dos representantes de la multinacional Coca-Cola fueron liberados por maestros mexicanos del estado de Guerrero después de varias horas de retención, motivada por el arresto de tres alumnos acusados de saquear los camiones de la compañía.
Los empleados de la empresa de refrescos fueron liberados en la madrugada de hoy en Chilpancingo, capital de Guerrero, tras una negociación entre las partes, en la que Coca-Cola accedió a quitar la denuncia que presentó en contra de los tres alumnos acusados del saqueo.
En el diálogo medió el presidente interino de la Comisión estatal de Derechos Humanos, Ramón Navarrete, quien pidió a las partes no hacer de la violencia "el camino para resolver las diferencias".
Los trabajadores de Coca-Cola habían sido sacados de las instalaciones de la empresa desde la tarde del miércoles por integrantes del sindicato Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg).
La retención se dio poco después de la captura de los jóvenes a los que la multinacional acusó por saqueos a una de sus unidades de abastecimiento.
La Ceteg llevó a los trabajadores de Coca-Cola al campamento que mantiene desde hace varios meses en el Zócalo de Chilpancingo para reclamar diversos beneficios laborales.
Al lugar llegaron agentes antimotines para tratar de rescatar a los empleados retenidos, pero después de enfrentamientos que involucraron piedras, petardos y gas lacrimógeno se retiraron sin haber logrado su propósito.
La Ceteg ha realizado numerosas manifestaciones, algunas de ellas violentas, en contra de la reforma educativa promulgada en 2013, que eliminó privilegios de las agrupaciones gremiales en la contratación, permanencia y promoción del personal docente.
Asimismo, se ha sumado a las protestas por la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela de magisterio de Ayotzinapa a manos de policías y miembros del crimen organizado, ocurrida el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

EFE



Ver comentarios