Enviar
Miles de mociones y comparecencias podrían boicotear ley
Liberación teme entierro de sociedades

Oposición dispuesta a enviar proyecto nuevamente a comisión

Luis Gerardo Villanueva, jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), indica que el proyecto que pretende establecer un impuesto de $300 a las sociedades anónimas, podría tener un “entierro de lujo” en el Congreso, tras ser relegado a segundo plano.
Basado en su experiencia como legislador en tres periodos distintos, el congresista por la provincia de Cartago, reconoce que es difícil salvar la iniciativa, la cual tiene como objeto dotar al Gobierno de $72 millones, para ser usados en la lucha contra el hampa y el crimen organizado.
Pese a que plan ya fue aprobado en primer debate el lunes de la semana pasada, no logró el apoyo necesario para convertirse en ley de la República y ahora está a las puertas de ser devuelto a la Comisión de Asuntos Hacendarios por tiempo indefinido.
Miles de mociones, nuevas comparecencias y una seguidilla de prórrogas a dicha comisión, podrían esperar a uno de los proyectos estrella del gobierno de Laura Chinchilla, como lo indica el propio legislador.
“Los que ya tenemos experiencia en esto, sabemos que un reenvío a comisión de un proyecto de ley, no es otra cosa que un entierro de lujo, porque los diputados podrían entorpecer nuevamente su aprobación de muchas formas”, expresó Villanueva.
La no aprobación del impuesto a las sociedades anónimas es una mala noticia, ya que el dinero tiene como objetivo luchar contra la inseguridad, agregó el liberacionista.
Pese a que ayer se tenía previsto conocer la moción para devolver el proyecto a la comisión, el Congreso discutió la liquidación del presupuesto de 2010, algo considerado por Villanueva, “como un simple trámite, demostrando así que no hay voluntad ni ambiente para el impuesto de las sociedades anónimas”.
La discusión de la liquidación del presupuesto se extenderá hasta la otra semana.
La fracción del Movimiento Libertario anunció ayer mismo por medio de su jefe de fracción, Danilo Cubero, que hará todo lo necesario para tratar de convencer a los demás diputados de no aprobar los nuevos gravámenes.
Mientras tanto, las otras bancadas mayoritarias como el Partido Acción Ciudadana (PAC) y la Unidad Social Cristiana (PUSC) son partícipes de enviar el proyecto a comisión por un plazo entre ocho días y un mes.
El objetivo de los legisladores de esas dos agrupaciones es modificar varios aspectos puntuales del proyecto, como un transitorio que da seis meses a los integrantes de las sociedades anónimas, para traspasar sus bienes a personas físicas sin tener que pagar ningún gravamen y de esta forma, burlar el pago del nuevo impuesto.
”Nosotros estamos a favor de los gravámenes, pero también es necesario hacer unos ajustes, como eliminar un transitorio de la ley que permite eludir el pago de impuestos. Queremos enviar el proyecto a comisión, pero por un tiempo definido”, expresó Gustavo Arias del PAC.
Durante la sesión plenaria del jueves de la semana pasada, Walter Céspedes, diputado del PUSC, boicoteó la aprobación en segundo debate del proyecto, aduciendo que aún “hay cabos sueltos”.
Céspedes que representa a la provincia de Limón, aceptó que frenó el aval definitivo al proyecto, como represalia contra la bancada del PLN, la cual, un par de horas antes, se negó a votar a favor una moción para que el Congreso sesione el próximo 12 de octubre en la provincia caribeña.
“Si el Gobierno me golpea a mí, no puede esperar que yo le mande un ramo de flores. No entiendo por qué no quieren ir a Limón”, expresó Céspedes en aquella ocasión.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios