Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 19 Octubre, 2011


PIZARRON
¿Liberación Nacional en la encrucijada?


Cuesta entender cómo el Partido Liberación Nacional (PLN) no aprovechó este año la celebración de su 60 aniversario, además de partido gobernante y ser primera opción para las próximas elecciones en intención de voto, según las encuestas, para haber montado actos con sus principales dirigentes por separado, exhibir su obra de gobierno, realizar conferencias, mesas redondas, foros, discusiones, haber hecho girar alrededor de su celebración, con pros y contras, el país político, la intelectualidad y los gestores de opinión, sin temor de discutir y de enfrentar críticas a sus gobiernos y partido, sus actos de corrupción, sus crisis internas, a sus disidentes, y de promover un debate interno y nacional con miras a las elecciones del 2014.
Igualmente, haber reeditado sus textos fundamentales, sus proclamas históricas, las historias de su Partido, que hay varias, haber hecho semblanzas de sus principales líderes y gobernantes con sus obras, una antología de discursos presidenciales y materiales que sirvieran para alimentar este debate.
¡Pero no! El PLN como partido ha estado muerto alrededor de este evento. Pocos artículos, de propios y ajenos, se han publicado: Rodrigo Arias, Enrique Obregón, Luis Guillermo Solís, Fernando Berrocal, Adrián Rojas, V. de la Cruz, y tres entrevistas: José María Figueres, Francisco Morales y Bernal Jiménez, más unas cuantas notas apenas informativas del aniversario, y un cruce de espadas entre Luis Alberto Monge y Oscar Arias.
¿Por qué teme el PLN su celebración? ¿Tiene vergüenza histórica de haber gobernado el país como se ha hecho? ¿Teme que se digan cosas negativas de su historia gubernativa o institucional? ¿Es el PLN aún un partido político que puede asumir los retos de discutir su propia historia de cara a la sociedad, ante los grupos políticos y sectores sociales, y de enfrentar sus yerros y destacar sus aciertos, ante el nuevo gobierno del 2014?
¿Es cierto que el modelo desarrollista y del Estado Social de Derecho ha sido cambiado, con complicidad del PLN? La discusión sobre este modelo de desarrollo nacional que impulsó el PLN hasta 1978 no está del todo acabada. Está esbozada. Desde 1990 hasta el 2010 el modelo lo impuso el PUSC, que gobernó 12 años de esos 20.
¿Existen hoy dirigentes partidarios y candidatos a puestos de elección popular en el PLN capaces de enfrentar este debate frente al proceso electoral que se avecina en el que ya está inserto?
En este panorama de su celebración el PLN no parece un partido ni organización seria con estructuras dirigentes que se sientan y hagan sentir. Parece más un andamio político, una armazón provisional de tablones levantado delante de una fachada, no para facilitar la reconstrucción o la reparación de su edificio, para pintar sus muros y paredes, sino para permitir que unos suban o bajen, o se exhiban como estatuas desde el andamio.
Se requiere algo más. Y de corolario Francisco Morales exalta que el PLN no ha sido socialdemócrata y Bernal Jiménez que el PLN tiene crisis desvaneciente.

Vladimir de la Cruz