Enviar
Sábado 16 Febrero, 2008

Ley no es ética


Ley no es justicia, si pensamos la justicia como un valor, pues los valores son éticos.
Es un error común creer que la ética y la ley son análogas. Lo anterior es preocupante pues deja entrever cierta ignorancia con respecto a lo que las diferencia.
Dentro del ámbito laboral, algunos promotores de la ética han envidiado la estructura y autoridad que dé la norma y se han adueñado de nombres como “código”, “tribunales” y otros similares. Asimismo, algunos códigos de ética han sido estructurados como si fueran normativas; con artículos, incisos y capítulos enteros de sanciones, acrecentando aún más la confusión.
La ética en sí misma, no busca mandar o sancionar, para eso está la regla (la ley surge cuando la ética no es posible), sino que busca pensar un norte y promover un caminar conjunto hacia él. Sin duda la ética va más allá de una reflexión sobre la moral y difiere a una normativa.
La ley debe ser lo más clara y concisa posible, la ética da espacio a la reflexión profunda, a la reelaboración constante. La ley es de acatamiento obligatorio e inmediato, la ética es auto-reflexiva y de auto-convencimiento, al enunciarla en códigos y manuales, no se trata de imponerla, sino de declarar principios y valores que se promueven y aprecian a lo interno de una organización específica.
Ley y ética son distintas, mas no son enemigas, colaboran la una con la otra. La clave consiste en recordar cuál es el rango de acción de cada una de ellas.


Rafael León Hernández
Psicólogo
Cédula 1-1034-0993
Teléfonos 830-4023 / 202-4219