Enviar
Martes 4 Noviembre, 2014

No obstante existir regulaciones sobre el tema, es fundamental que se apruebe una Ley de Rendición de Cuentas y evaluación de resultados


Ley de Rendición de Cuentas

Es fundamental que se apruebe una “Ley de Rendición de Cuentas y evaluación de resultados”. La Ley 8003 del 8 de junio de 2000 reformó el artículo 11 de la Constitución Política e indicó: “La Administración Pública en sentido amplio, estará sometida a un procedimiento de evaluación de resultados y rendición de cuentas…
La ley señalará los medios para que este control opere como un sistema que cubra todas las instituciones públicas”.
Es necesario que se establezca un adecuado sistema de rendición de cuentas, teniendo presente que esta es esencial para el desarrollo y mejoramiento de la democracia.
No obstante existir regulaciones sobre el tema en la Ley de Control interno, Ley de Administración Financiera y de Presupuestos Públicos y en otras disposiciones, es fundamental que se apruebe una Ley de Rendición de Cuentas y evaluación de resultados, con el propósito de que se cuente con un claro marco normativo que propicie la transparencia en el accionar del sector público, la evaluación de la gestión de las entidades y los funcionarios.
Se entiende la rendición de cuentas como la obligación de quienes ejercen el poder público de responsabilizarse de su labor, someterse a evaluaciones de desempeño y dar a conocer los resultados de ese ejercicio.
Como administradores temporales de la Hacienda Pública deben rendir cuentas por las responsabilidades asumidas. En la cultura de la rendición de cuentas, a través de la gestión del servicio, se debe informar no solo sobre la legalidad de los actos, sino que debe considerarse también la eficiencia, eficacia, y economicidad con que la entidad y los funcionarios realizaron su accionar y cumplieron con los fines que la ley estableció para la respectiva entidad y la misión y la visión de la respectiva entidad.
Es indispensable que se incorporen en la Ley de Rendición de Cuentas elementos esenciales como la cultura institucional, los valores, el sistema de control interno, el gobierno corporativo que es un sistema mediante el cual las entidades son dirigidas y controladas.
Todo esto facilita la rendición de cuentas. Si se cuenta con un presupuesto moderno se tendrá una herramienta política y un instrumento de planificación y administración que ayuda a mejorar el accionar institucional y a que se logren los objetivos y metas con eficiencia, eficacia, economicidad y calidad y a que se rindan cuentas, entre otros, sobre los resultados alcanzados y los responsables de esos resultados. Se deben incorporar aspectos del gobierno abierto. Este es la doctrina política que sostiene que los temas de gobierno y administración pública deben ser abiertos a todos los niveles posibles en cuanto a transparencia, esto debe ir unido a la creación de espacios permanentes de participación ciudadana y colaboración ciudadana.
Respecto a la evaluación de resultados, fundamental para mejorar el accionar del sector público, se deben considerar elementos como el presupuesto por programas, el presupuesto por resultados, la gestión por resultados, los informes de gestión y la evaluación de los funcionarios.

Bernal Monge Pacheco
Consultor