León rugió en el cierre
Con todo el marco a su disposición, después del rechazo de Jhamir Ordian y ante la impotencia del portero, Bryan Morales, Alejandro Alpízar empuja el único gol a los cordeles.www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

León rugió en el cierre

Un par de variantes de Óscar Ramírez los lanzó al triunfo en Guápiles

En partidos muy cerrados es una herejía no anotar un penal; el Santos de Guápiles se lo encontró en el minuto 60, Mario Víquez enseñó mucho el remate y permitió que Dexter Lewis lo desviara y la media hora final se tiñó rojinegra.

201309082246420.a22.jpg
Giancarlo Palacios madrugó a Maurin Vieira, le “robó” la bola y la billetera y topó dentro del área con Elías Palma que venía de salida. El defensor obstaculizó el ingreso del anfitrión, la falta fue evidente, pero Víquez la desperdició.
Ya Óscar Ramírez había ordenado el primer movimiento en ofensiva cuando Alejandro Alpízar entró por Alejandro Aguilar en el minuto 57 y minutos después, en el 71, José Guillermo Ortiz ingresó por Álvaro Sánchez en el que fue el movimiento táctico del estratega erizo que volcó el partido.
Puede ser que Santos se haya caído físicamente, responsabilidad de su cuerpo técnico; de pronto salieron Eduardo Tourborne y Pablo Brenes y entraron Jhamir Ordian y Kenneth Dixon, quienes no pudieron cortar el dominio manudo en el cierre.
Un mortero de Ariel Rodríguez en el poste; un achique prodigioso de Bryan Morales en la nariz de Alpízar que evitó el gol, las corridas de Ortiz por la derecha avisaron que la Liga estaba volcada por el gol, que finalmente logró en el minuto 86, con un pase preciso de Kevin Sancho a Ortiz que lo puso cara a cara frente a Morales. Remató el novato, la bola viajó a la red pero antes de traspasar la línea de sentencia la desvió Ordian, con tan mala fortuna que su rechazo pegó en el poste y se devolvió serenamente a las piernas de Alpízar que solo la devolvió a los cordeles. Santos no tuvo tiempo para reponerse y dejó ir tres puntos en casa frente a un rival muy ordenado que no dio mayores libertades.
La verdad que el único rival que inquietó a la retaguardia manuda fue Argenis Fernández, pícaro, inquieto, picante, fue difícil amarrarlo pero no halló socios de su mismo calibre y el portero Lewis, aparte de la acción del penal, no pasó ningún otro apuro.
En el otro marco y a pesar de la parsimonia de la Liga, sí hubo más acción; el portero Morales voló para desviar mortero de Álvaro Sánchez, el poste devolvió trallazo de Sancho y Alpízar elevó en la nariz de Morales. Luego se presentó la fortaleza de la visita en el cierre, el gol y el triunfo.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
 

Ver comentarios