Legisladores alemanes piden restringir compra de Monsanto por Bayer
Foto Bloomberg
Enviar

Legisladores alemanes hicieron un llamado a los reguladores para que restrinjan la compra de Bayer del gigante estadounidense de semillas Monsanto por $66 mil millones en una sesión parlamentaria que estuvo marcada por el escepticismo y el rechazo al acuerdo en el mercado local de Bayer.

El debate del miércoles en la cámara baja del parlamento, convocado por el Partido Verde de oposición, puso al descubierto la profundidad de la resistencia a que Bayer compre una empresa estadounidense que muchos alemanes dicen que promueve los cultivos genéticamente modificados y un herbicida que creen que puede provocar cáncer. Ocho de los 12 legisladores que hablaron, incluyendo parlamentarios de la coalición de la canciller Angela Merkel, expresaron dudas sobre la adquisición.

“Más del 70% de los alemanes dicen que no quieren alimentos modificados genéticamente en sus platos, pero esa es exactamente parte de la estrategia de esta fusión”, expresó Katharina Droege del Partido Verde. Advirtió sobre “consecuencias negativas considerables” para los consumidores e hizo un llamado a los reguladores para que bloqueen la adquisición. Los legisladores no tienen autoridad legislativa para detener el trato.

La compra de Monsanto daría a Bayer, con sede en la ciudad industrial alemana de Leverkusen, cerca del 35% del mercado global de semillas y químicos agrícolas. El acuerdo llega en un momento en el que el número de participantes en la industria se está reduciendo. China National Chemical Corp. está planeando la compra de Syngenta AG, y DuPont Co. y Dow Chemical Co. pretenden combinarse y crear una nueva división de ciencias de cultivo. Los tratos también están siendo escrutados en Estados Unidos: en una audiencia en el Senado un legislador se refirió a ellos como un “tsunami” de consolidación.

Preocupaciones antimonopolio

En un debate que trasciende la coalición de Merkel, tres Social Demócratas de la alianza gobernante se unieron a legisladores del Partido Verde y de Izquierda de la oposición para expresar su preocupación antimonopolio y ambiental. Un legislador de la Unión Demócrata Cristiana de Merkel, Hermann Faerber, que es agricultor, también expresó escepticismo. Faerber dijo que la consolidación excesiva entre proveedores ejercería presión sobre los agricultores alemanes, quienes ya están afrontan fusiones entre las empresas de alimentos que son sus clientes.

Las críticas políticas contrastan con un punto de vista más positivo por parte del gobierno de Merkel. El ministro de agricultura Christian Schmidt dijo el martes al diario Mittelbayerische que el trato tiene “gran potencial” en términos de tecnología digital e innovación.

Tengo firmes “expectativas de que Bayer transferirá su estrategia de sustentabilidad a las nuevas partes de la empresa”, expresó Schmidt.

Apoyo al trato

El miércoles en el Bundestag, en medio de burlas por la oposición, cuatro legisladores -- todos del bloque de Merkel encabezado por la Unión Demócrata Cristiana-- o tomaron partido a favor de Bayer o hicieron un llamado a legisladores para que esperen la evaluación de la comisión antimonopolio de la Unión Europea.

“Lo que tenemos aquí no es una conversación, sino una demonización -- de una empresa, de toda una industria y toda una tecnología”, dijo a la cámara Kristina Schroeder, exministra de Familia de Merkel.

El legislador de la UDC Matthias Heider dijo que el debate parlamentario era prematuro y acusó a colegas críticos de “ejercer presión política” sobre los reguladores.

“La adquisición de Monsanto por Bayer creará la empresa agroquímica No. 1 del mundo”, dijo Heider. “Yo diría que es más una ventaja que una desventaja”.

Aun así, la mayoría estuvieron en contra del trato. Una legisladora del Partido de la Izquierda, Eva Bulling-Schroeter, dijo que la adquisición crearía una “súper-empresa sin precedentes” a la cual deberíamos “temerle”.

“Tengo esperanzas de que los reguladores antimonopolio miren esto muy de cerca”, dijo Elvira Drobinski-Weiss, legisladora de los Social Demócratas gobernantes. “Estoy viendo aquí una gran concentración y dominio del mercado”.


Ver comentarios