Enviar
Legisladores no pueden trabajar


En Costa Rica parece que siempre hay alguna o muchas cosas paralizadas y sobran las razones para intentar justificarlo. Desde luego, ya los costarricenses no creen en esas razones por más que se argumente.
Ahora nos topamos con la triste noticia, en LA REPUBLICA del martes, de que muchos de nuestros diputados están ociosos, sin saber en qué ocupar el tiempo, porque el Poder Ejecutivo, que es quien decide en periodo de sesiones extraordinarias como el actual, cuáles proyectos de ley deben discutirse, no ha llenado los espacios disponibles en el orden del día.
La razón del Ejecutivo es que la situación es una estrategia política para lograr que los legisladores se concentren en la aprobación de los empréstitos del Plan Escudo y en los de generación eléctrica.
Pero… ¿y los legisladores que están ociosos? ¿Es que ya no es capaz este país de discutir diversas cosas, todas importantísimas, como la seguridad ciudadana y otros temas sociales, al mismo tiempo? ¿Puede avanzar un país en el cual solo una cosa por vez debemos analizar porque si no nos “desconcentramos”?
Si los gobernantes hubiesen perdido la capacidad de concentración estaríamos realmente en una grave situación. Cuando hay diversos asuntos de suma importancia y urgencia se distribuye el tiempo disponible para hacer frente a todos y se aumenta el grado de concentración en cada uno para ser eficientes y acertar.
Para algunos congresistas la razón de su inactividad se debe al inicio de la pugna electoral y a que temas sensibles se trabajen con un tinte político.
Grave situación también si fuera cierto que quienes dirigen la marcha del país o quienes pretenden hacerlo a futuro se hayan convertido únicamente en seres capaces de pensar y actuar en función electorera.
Sea como sea, la situación es preocupante y los costarricenses deberán pensar cuidadosamente a quién le entregan la misión de gobernar para que el país camine realmente sin que ese andar, por otro lado, signifique descuido o débil atención a la hora de la toma de decisiones y adecuados controles para que todo marche como es debido.
Por ahora, lamentablemente, en vez de comprobar eficiencia no solo tenemos a muchos de nuestros legisladores sin trabajar sino que debemos suponer que no pueden ocuparse de más de un asunto a la vez porque podrían perder capacidad de concentrarse.
Ver comentarios